26 septiembre 2020

Periódico Hechos News

República Dominicana | Revista Digital

“Abinader, el estadista”

Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Eduardo Álvarez

 

Entonces candidato, el hoy presidente Luis Abinader tuvo la valentía y el coraje de informar a toda la nación, días antes de ser elegido, que tanto él como su esposa Raquel Arbaje, se habían contagiado de Covid19. Debo confesar que la noticia me tomó de sorpresa,  y me turbó como parte de su equipo de campaña. Osado movimiento, en tanto improvisado.

 

A pesar de no cuestionar el valor tan noble y sincero de este gesto a la víspera de las elecciones del 6 de julio, debo admitir que me asaltó cierta aprehensión acerca de la forma cómo el electorado iba a tomar la noticia. En ese contexto, ofrecía sus riesgos, no cabe la menor  duda.

 

Pero entre dudar y actuar, siempre he optado y simpatizado por lo último. Sobre todo, si la decisión se ampara en la verdad y la sinceridad. De ahí que inclinara la balanza a favor del anuncio, necesario y sorpresivo,  a pesar de exponer el proyecto presidencial procurado, hoy cristalizado, afortunadamente.

 

¿A qué viene esta ligera retrospectiva?  Probablemente venga al caso, dadas algunas reacciones o diferencias a lo “interno” del PRM, que aún cuando sean naturales, resultan extemporáneas, provocadas por  las manipulaciones, intromisiones y citas fuera de contextos que la contaminan y acentúan. No es difícil develar el complot del PLD contraatacando aprovechando la ocasión para tratar de pescar en río revuelto.

 

Ante lo cual debemos estar alerta, y mostrarnos tan inteligentes como unidos para confrontar y buscar solución a lo interno, como lo haría una familia que se estrena en el poder en un proceso de crecimiento, como lo es el PRM. Ambos efectos demandan madurez y calma por las transformaciones requeridas.

 

Así como el presidente  Abinader supo sortear diversas dificultades, que van desde mantener unido a su partido en torno a su proyecto, hasta superar el transe de un quebranto próximo a los comicios, debemos confiar en su sentido de justicia, prudencia  y ecuanimidad a la hora de dar participación a los hombres y mujeres que estuvieron a su lado y se la jugaron para sacar del poder al PLS, un  monstruo de siete cabezas que no cesa en sus afanes destructivos, devenido ahora en conjura.

 

Nos toca decir, con la misma sencillez y franqueza, propia en Abinader, que tras semana después, la investidura no ha modificado el trato amable y asequible que marcó su estilo político y de hombre de Estado. Sin embargo, la agenda del gobernante impone prioridades que suelen matizar, que no alterar las formas ni proceder. Lo cual es comprensible.

 

 

 

 

 


Comparte esta noticia con tus contactos