Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. -La Alianza Dominicana Contra la Corrupción, ADOCCO, presentó formal denuncia penal en contra de Francisco José Camacho Rivas (Ministro de Deportes y Recreación), Miguel Ángel Fernández (Presidente del Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya) y demás implicados, por Comisión de actos de corrupción administrativa en el ejercicio de sus funciones y asociación de malhechores, específicamente en lo concerniente a supuestas graves irregularidades cometidas deliberadamente en la formalización de los contratos de prestación de servicios para las remodelaciones del Estadio Quisqueya Juan Marichal, y el manejo de los fondos públicos asignados.

 

 

El presidente de ADOCCO, Julio César De la Rosa Tiburcio, precisó que la solicitud de investigación criminal por presunta omisión deliberada en cuanto al cumplimiento de las normas de publicidad, transparencia, formalidades y solemnidades dispuestas para el manejo de los fondos públicos, establecidos por la Ley 340-06 sobre Compras y Contrataciones de Bienes, Servicios, Obras y Concesiones, y sus modificaciones, que deben ser observadas en los procedimientos para dotar de transparencia a las compras y contrataciones realizadas por las instituciones del Estado dominicano; “omisión deliberada del cumplimiento de dicha Ley 340-06, sus modificaciones y demás normativas complementarias, realizadas con fines de presunta sustracción, distracción, disipación y aprovechamiento personal de los recursos del Estado”.

 

Mediante una nota de prensa, de la Rosa Tiburcio señaló que desde que en fecha 05/03/2011, el Poder Ejecutivo creara mediante decreto núm. 129-11, el Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya, integrado por el ministro de Deportes su representante, el presidente de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana, el comisionado de Béisbol Profesional, dos representantes del equipo de béisbol Tigres del Licey, y dos representantes del equipo de béisbol Leones del Escogidos.

 

La finalidad del Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya, es “la administración, cuidado y conservación del Estadio Quisqueya, incluyendo los parqueos de estacionamientos de vehículos y sus entornos, mediante la adopción y ejecución de adecuado programa de uso y mantenimiento, este se ha manejado sin cumplir las disposiciones del decreto, sin rendir cuentas, ni a la Contraloría General de la República ni a la Cámara de Cuentas y mucho menos a los ciudadanos que mediante la Ley 200-04, así lo solicitan, llegando a ser condenado por el Tribunal Superior Administrativo, (TSA)”.

 

“El patronato se maneja en dos direcciones, como ente privado para recaudar por concepto de la celebración del torneo de béisbol, arrendamiento de espacios, arrendamiento de los parqueos y arrendamiento del estadio para espectáculos, por lo que entienden sus miembros que no están obligados a rendirle cuentas ni a las instituciones públicas y mucho menos a terceros, sin embargo cuando quiere que el Estado le provea de recursos para las remodelaciones del parque de béisbol, apelan a la condición de ente público, como en efecto lo son y por vía de consecuencias, deben someterse las exigencias de la Ley de Compras y Contrataciones Públicas, como todas aquellas entidades que reciben fondos del presupuesto y someter todos los procesos de compras y contrataciones de empresas para las intervenciones del mismo, respetando los principios de la norma y resoluciones del órgano rector la Dirección General de Compras y Contrataciones Públicas, DGCP”. Continúo diciendo.

 

El artículo 9 del decreto establece: “Cada año, en el proyecto presupuesto del ministro de Deportes y Recreación, se incluirá una partida destinada al mantenimiento preventivo y correctivo del Estadio Quisqueya; a estos fines, el Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya, a través del Ministerio de Deportes y Recreación, presentará al Poder, el proyecto de preservación, modernización, remodelación y/o ampliación del Estadio Quisqueya, con identificación de las fuentes de financiamiento, si las hubiere”.

 

En el documento, ADOCCO señala que los incumplimientos que han sido comprobados dan lugar a que proceda la aplicación de sanciones administrativas a los funcionarios involucrados en estos incumplimientos, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 12 de la Ley Núm. 340-06 y sus modificaciones, que establece: “Todo funcionario público que participe en los procesos de compra o contratación será responsable por los daños que por negligencia o dolo causare al patrimonio público, y será pasible de las sanciones contempladas en la presente ley y su reglamento”. Pero además al mismo tiempo, se han generado evidencias contundentes de supuestas conductas delictivas graves que comprometen la responsabilidad penal del Francisco José Camacho Rivas (ministro de Deportes y Recreación), Sr. Miguel Ángel Fernández (Presidente del Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya) y demás implicados.

 

Ante las evidencias aportadas por el ministro Camacho, en ocasión de ofrecer declaraciones a la prensa nacional que señalan que el Ministerio de Deportes hizo entrega de los 100 millones de pesos al patronato y que este fue quien procedió a la contratación de las empresas que remodelan el Estadio Quisqueya.

 

 

En ese sentido, ADOCCO solicita: Acoger formalmente la presente denuncia y solicitud de investigación criminal en contra del Francisco José Camacho Rivas (Ministro de Deportes y Recreación), Miguel Ángel Fernández (Presidente del Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya) y demás implicados.

 

 

Además, que en el marco de la investigación a iniciarse en los plazos estrictos establecidos en la ley se proceda a identificar a quienes junto a Francisco José Camacho Rivas (Ministro de Deportes y Recreación), Sr. Miguel Ángel Fernández (Presidente del Patronato de Administración y Cuidado del Estadio Quisqueya), participaron en los hechos que se les imputan, así como recaudar los medios de pruebas pertinentes a los fines de formalizar la acusación penal correspondiente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.