Comparte esta noticia con tus contactos

SANTO DOMINGO.- La antropóloga social Tahira Vargas señaló el día de hoy que el crimen de la arquitecta Leslie Rosado a manos del cabo de la Policía Nacional (PN), no se trató de un accidente, sino un homicidio por encargo.

«No fue un accidente, a ese cabo le pagaron para que asesinara a la arquitecta Leslie Rosado, en la policía hay agentes policiales que se le paga para que hagan labores de asesinatos y de crímenes como existen en la sociedad, a ese cabo alguien le pagó para que hiciera ese crimen», dijo la experta Tahira Vargas.

Asimismo, la antropóloga social explicó que las circunstancias de ese hecho que la hacen abrigar esas sospechas son la persecución que hubo y el hecho de que no fue para robarle, «todos lo indicios te dan que ese cabo cumplió una labor por la que a él le pagaron para que matara y quien sabe si había más personas vinculadas a eso».

«Desde cuándo empezó él a perseguirla, en qué momento comenzó a perseguirla, ella se da cuenta de la persecución probablemente mucho después que ya la persecución había comenzado, por qué inició la persecución, no fue para robarle, era para matarla, el hecho te dice que fue para matarla, ese era el objetivo, entonces alguien le pagó al cabo para matarla», sostuvo al ser entrevistada.

Otro indicio que a juicio de Tahira Vargas despierta sospechas es el camión de Armada que estaba involucrado en la persecución a la arquitecta, y el hecho de que los militares que andaban en el no hayan hecho nada para impedir el crimen.

«Ahí hubo algún acuerdo para ser resguardado, de alguna manera algún acuerdo, algún dinero que se dio para hacer esa operación, uno se pregunta si estos militares estaban ahí por qué permitieron que esto sucediera, si ese camión estaba ahí y vio lo que estaba pasando, por qué permitió que esto sucediera, por qué permitió que el agresor fuera y llevara a la víctima al hospital cuando eso no procede, habiendo autoridades ahí, por qué no se hicieron las cosas como se tenían que hacer, entonces eso demuestra que no fue un accidente, eso fue una operación criminal que tiene que haber algún pago para eso», puntualizó Vargas.

Por último, indicó que entiende que probablemente en Boca Chica gente sepa qué pasó y cómo pasó, «pero ahí hay que hacer una investigación más profunda».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.