Comparte esta noticia con tus contactos

En una indagación realizada en argentina reseña que desde su presentación en Argentina a mediados de año la Policía Federal de ese país tenía en el foco de una investigación al cantante español Plácido Domingo, relacionada con una secta que, bajo el amparo de la enseñanza de yoga, estaba vinculada a la trata de personas y la oferta de servicios sexuales.

 

Conforme con medios del país de América del Sur, el nombre del tenor sale a la luz aparentemente en varias conversaciones telefónicas interceptadas en el marco de la investigación sobre el accionar de la desmantelada Escuela de Yoga de Buenos Aires. Su líder, el octogenario Juan Percowicz, es uno de los 24 arrestados por las fuerzas de seguridad.

 

De acuerdo con las reseñas periodísticas, en uno de esos audios, de fecha desconocida, se alude a un supuesto encuentro entre Domingo con una mujer que forma parte de la secta y a la que se la nombra con el apodo de «Mendy», según las primeras informaciones.

De igual forma en otra grabación aparece la misma voz atribuida al cantante: «cuando salgamos de la cena venimos separados». Una de las grabaciones filtradas por los medios de prensa presenta a «Mendy» con un interlocutor que no se ha identificado. «Plácido dijo que podía venir a visitarnos, es decir, que va a venir a visitarme. Porque él va a casa en New York y lo recordó ayer». Y añade: «tendré que sacrificarme una vez más, tengo mucha vocación de servicio».

 

Asimismo, hay una charla entre «Mendy” y el contador Percowicz, a quien le avisa: «Ya me llamó (Domingo) y armó la matufia (engaño) para que me quede en el hotel sin que los agentes se den cuenta». Y un bromista Percowicz le responde: «Qué degenerada eres». A lo que ella agrega: «me parece que un poquito colaboraste con este producto».

 

El tenor, quien ha sido denunciado por acoso sexual en Estados Unidos, no es objeto de la investigación del magistrado.

 

La imagen de Domingo se ha visto afectada por los hechos que lo involucraron en Estados Unidos, al punto de tener que dar un paso al lado en la Ópera de Los Ángeles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.