Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- Utilizar las medidas de distan­ciamiento, el uso de mas­carillas, la vacunación del personal docente y admi­nistrativo, difusores de al­cohol y otras regulaciones, se han convertido en la ba­se de los colegios para ga­rantizar la seguridad de los estudiantes que ya han retornado a las clases pre­senciales.

 

En este caso se encuentran los centros educativos privados La Salle, Loyola, Calasanz y otros que desde ya han re­cuperado las risas y corre­teos de los niños por los pasillos de sus instalacio­nes.

 

Innovación

 

Ante el desafío que repre­senta volver a tener a los alumnos juntos, además de las medidas de preven­ción que se han clasificado como generales, los direc­tivos y representantes de los referidos colegios ex­plicaron a Listín Diario que han implementado otras garantías novedosas.

 

En La Salle, por ejem­plo, los alumnos iniciaron la docencia de forma es­calonada; los de secunda­ria el 23 de este mes, los de primaria al día siguiente y los del nivel inicial el 30 de agosto.

 

Según Gerardo Pérez, director del recinto, du­rante las dos primeras se­manas se han enfocado en recuperar los cerca de 500 días que los matriculados estudiaron desde casa, pa­ra iniciar de manera for­mal y física con las clases el próximo lunes seis.

 

Otra de las iniciativas de La Salle es la supresión de la mayoría de los libros con el fin de aligerar la car­ga económica de los pa­dres.

 

“Es un tema económi­co muy fuerte para las fa­milias”, manifestó Pérez, al tiempo que detalló que utilizaran todo el material destinado para las clases virtuales y que se incorpo­rarán más las técnicas au­diovisuales.

 

Asimismo, señaló que han segmentado las áreas de recreo para evitar que se mezclen entre ellos.

 

Inducción

De su lado, Yerelin Ortiz, en­cargada de relaciones públi­cas del Colegio Loyola, mani­festó que han desarrollado un proceso de “inducción” para asentar a los educan­dos al retorno de la pre­sencialidad educativa.

 

“Estamos en inducción a estudiantes. Los estu­diantes están viniendo por primera vez al colegio por niveles… cada día vienen por separado”, explicó.

 

Ortiz agregó, además, que el proceso de orien­tación comprende el uso de mascarilla, distancia­miento, aplicación de gel, protocolo para en­trar a las aulas y el mane­jo de los espacios.

 

De acuerdo con la voce­ra, el proceso se realiza de forma “hibrida” con alum­nos presenciales y otros desde sus hogares, pero el próximo 23 de agosto todos estarán físicamente en la edi­ficación educativa.

 

De igual modo, señaló que el Loyola ha prohibido el acceso al plantel de todo

 

aquel que no sea estudian­te para eliminar cualquier riesgo de contagio.

 

Colegio Calasanz

En el caso del Calasanz, el director del colegio, Mau­ricio Valdivia, detalló que desarrollaran el año lecti­vo con semipresencialidad para lo que adoptaron un protocolo en el que los estu­diantes tomarán docencia cuatro días desde la escuela y uno en la casa.

 

 

“Normalmente vienen 20 muchachos y se quedan en casa seis por día. Son ro­tativos”, reveló el director, que también puntualizó que han expandido sus ins­talaciones con el propósito de distribuir 25 estudiantes en aulas que anteriormente eran para 35 de ellos.

 

“La estrategia nuestra ha sido que al aumentar la planta física tenemos la fa­cilidad de que los mucha­chos tengan más posibilida­des de venir más tiempo al colegio”, añadió.

 

Asimismo, Valdivia resal­tó que para este modelo de enseñanza han instalado pantallas interactivas en los salones de clases para que los que estén en sus hogares tengan la experiencia más cercana a la realidad.

 

Vacunación

De los centros educati­vos privados visitados, los entrevistados asegu­raron que todo el perso­nal finalizó el esquema de vacunación contra el covid-19 y han realiza­do jornadas de rastreo de casos mediante prue­bas PCR.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.