Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Pablo Mckinney. -Si a los dominicanos se les pregun­tara cuál ha sido el principal lo­gro del gobierno del Presidente Abinader, es muy posible que la mayoría coincida en destacar la decisión del mandatario de hacer lo nece­sario para lograr la independencia política del Ministerio Público, evitando que este se convierta en un instrumento que asegure impunidad a los posibles corruptos de su gobierno, y haciendo imposible la perversa práctica de cambiar impunidad por gober­nabilidad. Hagan memoria, que en esto de dirigir el Ministerio Público desde el Palacio Nacional, como si del ministerio de Agricul­tura o el de Salud se tratara, aquí no ha ha­bido nunca inocentes ni excepciones, solo más o menos disimulo, menor o mayor ni­vel de afrenta, mejor o peor utilización del lenguaje.

El primer paso de esta lucha del presiden­te Abinader para alcanzar su objetivo y cum­plir lo mil veces prometido en campaña no pudo ser más acertado, pues inició colocan­do al frente de la cosa, no a uno de sus amigos políticos o personales de última instancia, ni a algún independiente entrecomillado sin mili­tancia política, (pero toda un arma de regla­mento jurídico intelectual al servicio “patrió­tico” de alguno de nuestros grandes grupos económicos o de la Embajada con mayúscu­la), sino a doña Miriam Germán, señora de independencia y decoro demostrados, cuya integridad moral solo podría flaquear, -y per­donen la indiscreción-, si en una serenata que le ofreciera el corrupto de turno, éste se con­virtiera en Jaime Roos, le cantara la Milonga de Emilio Gauna y la invitara sin escolta a un concierto de Luis Días, donde quiera que esté el Terror, “si es que está o está llegando”.

Esta semana, el líder del PLD en su ver­sión verde, el profesor Leonel Fernández, pide no modificar la Constitución para blin­dar la independencia del Ministerio Públi­co, asegurando que en su artículo 170, la Carta lo deja establecido, pero resulta que, precisamente el comportamiento del Mi­nisterio Público durante los gobiernos del PLD en verdefernández, y también duran­te los del PLD en moradomedina, desmien­te mejor que Ferrajoli, Bobbio o Sartori esta afirmación. Lo ocurrido en el Ministerio Pú­blico en grises momentos de esos años, -y que Google nos muestra en segundos-, ha­ce urgente e impostergable la modificación constitucional propuesta para blindar, para atar ¡y bien atado!, este histórico paso ha­cia la institucionalidad del país. Por cierto, “Emilio Gauna murió en Palermo, en una noche de carnaval”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *