Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Sonia Calderón

 

Es de conocimiento general que el Mundo se encuentra en una crisis sanitaria, que a su vez ha provocado una crisis económica que amenaza con ser la peor de la Historia de la Humanidad, cada país o Estado está apostando a crear fórmulas autóctonas para sortearla y el llamado de los expertos Sanitarios y Economistas es a tener prudencia en el gasto público y a establecer mecanismos transparente para la protección de los ciudadanos más vulnerables.

 

Nuestro país no escapa a la crisis, gracias a la providencia divina en medio de ella, nos avocamos a una nueva administración cuyo pilar de campaña fue transparentar el manejo de la cosa pública,  su capitán el Señor Luis Abinader Corona, ha mostrado intenciones claras de que será así, más los que desde la acera de en frente observamos el panorama, tenemos algunas dudas razonables por las siguientes motivos:

 

  1. En su libro El Príncipe, sobre el arte de gobernar, Nicolau Maquiavelo afirma que, Sobre las Promesas del príncipe, “La Promesa dada fue una necesidad del pasado, la palabra rota es una necesidad del presente”, justificando no cumplir sus promesas por causas de otras más perentorias para el pueblo, sin duda alguna todas las promesas de Luis Abinader fueron hechas sin contar con la Crisis actual, de modo que cualquier variación es aceptable.

 

  1. Es un axioma que el Excelentísimo Señor Presidente Electo, no tiene un Liderazgo arraigado en su partido, aunque sí es uno de sus líderes no cuenta con el control de la Organización, ni de sus estructuras, podíamos decir que es lo más parecido al gobierno de Nuestro Líder Dr. Leonel Fernández en 1996.

 

  1. Aunque han tratado de ocultarlo, Luis ha tenido dificultad en conformar su gabinete, esto porque existen tres fuerzas a lo interno que están halando cada una para su lado de las cuales todas albergan proyectos presidenciales ocultos y otros no tan ocultos.

 

3.1. En Primera fila esta Hipólito Mejía, quien no ha entendido que su lugar está en la historia y que de él dependerá si le echa más tierra al sepulcro que ya tiene, en esta ocasión a pesar de haber sido avergonzado en las Primarias de Octubre pasado y de una participación pírrica en la campaña del PRM, insiste en reclamar una herencia política que pretende dejar a su hija, ahora Alcaldesa de Santo Domingo y el hijo de esta quien está descollando en las lides políticas.

 

3.2. En Segunda Fila esta la presión del Grupo Vicini con su Testaferro Político David Collado, quien a pesar de haber hecho una excelente gestión en el Cabildo capitalino, no cuenta con una estructura sólida dentro del partido, además de que en su accionar político se cree por encima del bien y del mal, y no se somete a las autoridades partidarias.

 

3.3. Por otro lado está Roberto Fulcar, designado Ministro de Educación, un excelente técnico, intelectual, muy preparado, y que hizo un buen trabajo desde los inicios del proyecto político de Abinader, pero se cree el Arquitecto Único del Triunfo de Luis, reclama los honores y ha manifestado en privado sus aspiraciones presidenciales, por eso está empeñado, en tener sus pares en ministerios de importancia, cual Danilo Medina en los gobiernos de Leonel Fernández, para agenciarse favores y capital político que cobraría en futuras contienda interna.

 

3.4. Por último, como si fuera poco, se añaden los visibles compromisos de Luis con Grupos empresariales que lo han llevado hacer designaciones como la de Lisandro Macarrulla  en el Ministerio de la Presidencia, Ito Bisono  en Industria y Comercio (Justamente la cartera que maneja el mercado de los hidrocarburos en al país), que ha sido la vaca lechera  de todos los gobiernos y donde el pueblo espera haya cambios sustanciales y la designado Ministro de Agricultura el señor Limber Cruz, destacado empresario agropecuario ligado al sector de Hipólito, de todas maneras,  queremos darle el beneficio de la duda al presidente de la República Luis Abinader.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *