Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- El empresario Josué Cabral Rodríguez demandó al consorcio turístico Grupo Punta Cana y su presidente Frank Rainieri a pagar la suma de 30 millones de dólares equivalentes a mil 400 millones de pesos por estafa, ocasionada por la empresa debido al incumplimiento del contrato de permuta tras la venta de los terrenos ubicados dentro de la parcela 65-B-20, del Distrito Catastral 11-2 parte, en el municipio de Higüey, provincia La Altagracia, según el certificado de título, Matrícula No. 3000203421, los cuales son utilizados como pista de aterrizaje en el Aeropuerto Internacional de Punta Cana sin realizar el pago correspondiente.

Cabral demandó al complejo turístico Grupo Punta Cana y a su representante, el empresario Frank Rainieri, al pago de 600 millones de pesos por daños y perjuicios ocasionados por haber utilizado su propiedad como pista de aterrizaje durante más de diez años sin haber cumplido lo establecido en el contrato de permuta contraído con su propietario el señor Cabral.

En una entrevista realizada por el periodista Salvador Holguín en el programa “Lo Que Otros Callan”, el empresario Josué Cabral quien se hizo acompañar de su abogado Pedro Rijo Pache, expresó sentirse estafado por Grupo Punta Cana y Frank Rainieri, ya que después de arribar un acuerdo firmado mediante contrato, la empresa ni su representante honraron el mismo.

Por su lado, el abogado Pedro Rijo representante de Cabral denunció que se vio en la obligación de recusar al juez Manuel De Jesús Sánchez Ceballos, de la jurisdicción inmobiliaria del Distrito Judicial del municipio de Higüey, de la provincia La Altagracia, ya que el mismo tuvo el descaro de concluida la audiencia reunirse con los representantes legales de Grupo Punta Cana, accionar que lo invalida para conocer de dicho proceso.

El jurista Rijo Pache realizó un llamado al Consejo Nacional de la Magistratura y al presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano German, para que se abra una investigación exhaustiva a los fines de sancionar al juez Manuel De Jesús Sánchez Ceballos por incurrir en faltas graves en el ejercicio de sus funciones.

Asimismo, el demandante y su representante Pedro Rijo responsabilizaron a Frank Rainieri y Grupo Punta Cana de cualquier cosa que le pase al señor Josué, debido a que ha sido víctima de amenazas de muerte por parte de su representante legal, Ricardo Ramos.

“Es más económico mandarlos a matar a todos que pagar los 30 millones de dólares que cuesta la propiedad”, expresó el abogado de Grupo Punta Cana, Ricardo Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *