Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Inés Aizpún. -Cuando se dice que los alumnos dominicanos reprueban en los índices internacionales lo que de verdad se expresa es que el sistema educativo es deficiente y los profesores no enseñan lo necesario. Un alumno de primaria no es el responsable de su incapacidad para leer, escribir o contar.

Todo hace pensar que la ADP y el Ministerio van a imponer su decisión de rebajar el nivel de acceso a la carrera docente, que van a “rebajar” el nivel exigido para los nuevos profesores y que volveremos a un punto de partida donde la mediocridad será la nueva excelencia y la aspiración a la excelencia docente un ejercicio abandonado demasiado pronto.

El curso escolar fue difícil, sí. Pero no fue exitoso. Las clases por televisión para la enseñanza a distancia un buen ejercicio de voluntad, carísimo, pero con resultados prácticamente nulos en el aprendizaje de los alumnos. Y así han pasado dos cursos, que a determinadas edades son media vida escolar. El país, además, cerró sus escuelas durante más meses que cualquier otro país del área. Tampoco hay garantías de que en septiembre la ADP “apruebe” el regreso a las aulas o de que las condiciones de los planteles sean las adecuadas.

Dan ganas de gritar eso de ¡¡Es la educación!! para que también los padres sean conscientes de que sus hijos tienen ya un atraso académico y deben plantarse en colegios y escuelas exigiendo un programa de recuperación exigente, ambicioso y centrado en los alumnos y no en los docentes.

La educación es la transmisión de conocimiento y la igualdad de oportunidades.

(Por ahora no tenemos ni una ni otra…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.