Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – Hay varias fechas que deben tomarse en cuenta a la hora de declarar impuestos. El socio de la firma Deloitte, David Infante Henríquez, indicó que las declaraciones juradas anuales del Impuesto sobre la Renta y el Impuesto a los Activos de las empresas cuyo cierre del ejercicio fiscal fue el 31 de marzo de 2021 deberán presentarse, a más tardar, el próximo 29 de julio.

Eso sí, siempre que no hayan solicitado una prórroga a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) dentro de lo que indica la normativa vigente.

“Para las personas jurídicas contribuyentes del ISR, con fecha de cierre al 31 de marzo 2021, se aproxima la fecha de presentación de la declaración jurada anual, la cual, de conformidad con la Ley, debe ser presentada a más tardar dentro de los 120 días posteriores a la fecha de cierre del ejercicio fiscal”, dijo el experto.

Recordó que el Código Tributario Dominicano permite que los contribuyentes, al momento de su registro o por cambio autorizado por la administración tributaria, opten por distintas fechas de cierre del ejercicio fiscal distintas al 31 de diciembre, que es la fecha más común. Estas, dijo Infante Henríquez, son: el 31 de marzo, el 30 de junio y el 30 de septiembre.

“Gracias a los procesos de modernización y digitalización que han sido ejecutados en la administración tributaria, hace ya muchos años que la mayoría de las declaraciones juradas que deben presentar los contribuyentes se realizan de forma virtual, a través de la oficina virtual de la DGII, que cada contribuyente debe gestionar de forma individual, para el cumplimiento de sus obligaciones tributarias”, dijo el socio de Deloitte.

Prórrogas y datos importantes

Infante Henríquez explicó que las prórrogas para extender el plazo de presentación y pago es de hasta 60 días.

El socio de Deloitte recomendó, de cara a cualquier proceso de declaración ante la DGII, una serie de pasos que permitan superar sin traumas el proceso. Por ello, recomendó a las empresas que reúnan y organicen de forma minuciosa y detallada toda la documentación que soportan las informaciones en los estados financieros, que van desde ingresos y deducciones —como registros y libros obligatorios de contabilidad, facturas, recibos, medios de pago, contratos—, así como cualquier otro documento, físico o electrónico, con el cual pueda validar las informaciones presentadas en su declaración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.