Comparte esta noticia con tus contactos

A 49 años de la muerte del coronel Francisco Alberto Caamaño, un testimonio del finado expresidente Joaquín Balaguer revelado por el poeta y escritor Cándido Gerón rodea de incógnitas la captura y asesinato en San José de Ocoa del héroe de la revuelta de abril de 1965.

El escritor Cándido Gerón afirma que Caamaño fue captura y asesinato en San José de Ocoa en 1973.

Según Gerón, el jueves 4 de febrero de 1996, Balaguer, que era Presidente de la República, le comunicó que por los informes de los servicios de inteligencia se enteró el 16 de febrero de 1973 que Caamaño había sido fusilado, descuartizado y los restos lanzados al mar desde un helicóptero en las inmediaciones de Barahona y Pedernales.

Balaguer, quien falleció el 14 de julio de 2002, negó, según Gerón, que en algún momento hubiera declarado que aquí no había cárceles para Caamaño.

Cuando los generales Ramón Emilio Jiménez hijo y Enrique Pérez y Pérez lo visitaron en su despacho para preguntarle qué hacer con Caamaño, quien había desembarcado en una expedición guerrillera por Nizaíto, Azua, Balaguer contó que les respondió: “La CIA, el FBI y ustedes decidan su destino”.

De acuerdo con Gerón, el embajador de Estados Unidos, William Tapley Bennett informó a Balaguer, según le reveló este, que la prioridad de Washington en un plan de contingencia que había diseñado era dar seguimiento a Caamaño, Montes Arache, Jottin Cury, Héctor Aristy, Hugo Tolentino y otros.

De la revelación que según Gerón le hizo Balaguer se desprende que la suerte de Caamaño fue decidida por Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.