Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. -Las fuentes de combustibles que consume República Dominicana se encuentran cada vez menos diversificadas y dependen más de Estados Unidos, según precisan los datos publicados por la Dirección General de Aduanas (DGA).

En el primer semestre del año se importaron hidrocarburos por 1,471.95 millones de dólares, de los cuales un 75.7 % de ese monto –equivalente a 1,114.80 millones- llegaron desde Estados Unidos. En segundo lugar, y bien lejos de la dependencia estadounidense, está Países Bajos como vendedor de combustibles a República Dominicana, con 113.7 millones de dólares y una participación de 7.72 % del total comprado en el exterior.

Hace un año —en el primer semestre del año pasado— un 63 % de las importaciones de combustibles provenían desde Estados Unidos, mientras que el aporte de Países Bajos era de 12 %. También tenían una participación relevante los productos de hidrocarburos desde Trinidad y Tobago, país desde el que llegó un 10.6 % de los combustibles importados.

Coletazo del COVID-19

Pero la situación provocada por la pandemia del COVID-19 también incidió en el panorama petrolero. Los vaivenes de precios y una menor demanda de petróleo a nivel mundial debido a los confinamientos tuvieron consecuencias. Por ejemplo, Trinidad y Tobago, que es uno de los grandes exportadores de gas de la región, registró una importante bajada de su producción gasífera que redujo sus posibilidades de suministro a otras naciones.

La propia pandemia denota incluso un patrón diferente en el consumo de combustibles a nivel local. De acuerdo a los datos publicados por la DGA, las importaciones de hidrocarburos se han recuperado en un 65.31 % en el primer semestre de este año con respecto al resultado de 2020, pero algunos tipos de combustibles no han logrado remontar la cuesta.

La importación de la gasolina de aviación cayó un 36.8 % en la primera mitad del año, al comprarse 45 millones de dólares, contra los 71.39 millones que se destinaron en igual lapso de 2020.

El resto de los combustibles, en general, tuvo un comportamiento positivo. Las compras de gasolinas crecieron desde 197.79 millones de dólares en el primer semestre del año pasado hasta los 327.47 millones en 2021, lo que revela el impacto de la reactivación. Mientras tanto, las importaciones de otros productos como el Gas Licuado de Petróleo (GLP) pasaron de 44.22 millones hasta 202.46 millones de dólares en un año, de acuerdo a los datos de la DGA.

También se disparó la importación del gas natural, al situarse en 226.76 millones de dólares en el primer semestre, lo que contrasta con los 121.29 millones comprados un año antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.