Comparte esta noticia con tus contactos

El huracán Beryl se debilitó ligeramente el martes a categoría 4, la segunda más alta, mientras se dirige hacia Jamaica con pronósticos que advierten de vientos potencialmente mortales y tormentas después de provocar al menos siete muertos en el Caribe y destrucción generalizada en el sureste de la región.

Según los reportes de las autoridades, el fenómeno dejó al menos tres muertos en Granada, uno en San Vicente y las Granadinas y tres en Venezuela.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense indicó en su informe de las 09H00 GMT que esperaba que Beryl se «debilite» al llegar el miércoles frente a las costas de Jamaica, pero advirtió que azotará a la isla como una tormenta «casi mayor» con vientos potencialmente mortales, marejadas ciclónicas, lluvias e inundaciones repentinas.

Según el NHC, hay una advertencia de huracán para Jamaica, que se prepara con refugios de emergencia en Montego Bay e instalaciones seguras en Kingston, según el periódico Jamaica Gleaner.

«Insto a todos los jamaiquinos a que se abastezcan de alimentos, baterías, velas y agua. Pongan a salvo sus documentos importantes y retiren cualquier árbol o elemento que pueda poner en peligro su propiedad», dijo el primer ministro Andrew Holness en X.

La NHC además pronosticó marejadas en las costas sur de Puerto Rico y La Española, donde están República Dominicana y Haití.

Tras perder algo de intensidad el fin de semana, Beryl volvió a fortalecerse el lunes alcanzando la máxima categoría de la escala de Saffir-Simpson al llegar a isla de Carriacou, en Granada, de 9.000 habitantes.

«En media hora, Carriacou fue devastada», sentenció el primer ministro de Granada, Dickon Mitchell. «Virtualmente no tenemos comunicación con Carriacou desde hace 12 horas», dijo.

Bajo estado de emergencia, Carriacou tuvo cortadas las telecomunicaciones y la electricidad, con casas y puestos de suministro de combustible arrasados. Dos personas murieron allí y una tercera falleció en la isla principal de Granada, al caer un árbol sobre una casa.

En Venezuela, el presidente Nicolás Maduro hizo un balance de los daños de Beryl en la costa noreste del país.

«A esta hora está confirmado el fallecimiento de tres personas, dos hombres y una mujer (…) hay cuatro personas desaparecidas, dos hombres, dos mujeres. Están en labores de búsqueda», dijo Maduro. Además informó de 80 familias en refugios y unas 1.800 casas afectadas.

San Vicente y las Granadinas también sufrió «vientos catastróficos y marejadas ciclónicas potencialmente mortales» dejando destrozos, desolación y al menos un muerto, según el primer ministro, Ralph Gonsalves, quien aclaró que «podría haber más víctimas».

En República Dominicana, enormes olas se estrellaron contra la costa a lo largo de Santo Domingo por el paso de la tormenta al sur del país, informaron fotógrafos de la AFP.

Residentes en el distrito municipal Palmar, en Neyba, manifestaron temor por la magnitud del huracán de categoría 5 que se avecina al Sur del país, por la vulnerabilidad que enfrentan cada vez que ocurren fenómenos atmosféricos.

La NHC instó a las Islas Caimán y varias zonas de la península de Yucatán y el Golfo de México a extremar medidas ante el avance de Beryl.

Barbados, la más oriental de las Islas de Barlovento, se salvó de lo peor y solo registra fuertes vientos y lluvias torrenciales. Casas inundadas y barcos de pesca dañados en Bridgetown, aunque no se reportaron heridos.

Ya en la isla francesa de Martinica, hay alerta de tormenta tropical y unos 10.000 hogares quedaron sin electricidad en diferentes áreas.

UN CICLÓN INUSUAL

Beryl es el primer huracán de la temporada 2024 en el Atlántico, que va desde principios de junio hasta finales de noviembre.

Los expertos afirman que es inusual que un ciclón tan potente se forme tan temprano en la temporada.

«Sólo se han registrado cinco huracanes importantes (Categoría 3+) en el Atlántico antes de la primera semana de julio», precisó en la red X el experto Michael Lowry.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) estadounidense también pronosticó a finales de mayo una temporada extraordinaria, con la posibilidad de entre cuatro y siete huracanes de categoría 3 o más.

Las temperaturas cálidas del océano son clave para los huracanes, y las aguas del Atlántico Norte son actualmente entre 1-3 grados Celsius más cálidas de lo normal, según NOAA.

«Está claro que la crisis climática está llevando los desastres naturales a nuevos niveles récord de destrucción», consideró el Secretario Ejecutivo del fondo de ONU para el Cambio Climático (UNFCC), Simon Stiell.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó su preocupación por la región y a través de un mensaje en X dijo que la entidad «está lista para apoyar a las autoridades nacionales en cualquier necesidad sanitaria».

En los últimos años, los fenómenos meteorológicos extremos, incluidos los huracanes, se han vuelto más frecuentes y devastadores como resultado del cambio climático.

 

Comentarios desactivados en Huracán Beryl deja saldo mortal en su paso por las islas del Caribe