Comparte esta noticia con tus contactos

SANTO DOMINGO.– La Iglesia Católica solicitó que se flexibilice el horario de circulación durante el asueto de la Semana Santa, pero no así la apertura de negocios de bebidas alcohólicas o que impliquen aglomeraciones de personas sin ningún control.

 

Asimismo, los Religiosos alegan que el toque de queda limitaría celebraciones como la Adoración al Santísimo, la Vigilia Pascual y las visitas a los monumentos religiosos, especial el Jueves y Sábado santos.

 

En ese orden, refirieron que las parroquias mantienen un estricto control sanitario para evitar la propagación de la Covid-19.

 

“Me parece muy injusto que la Semana Santa, que en su esencia es religiosa, discriminen limitando a la Iglesia en sus actividades. El presidente parece que se está dejando mal asesorar por un grupo de gente que no les importa el arraigo religioso”, manifestó el padre Manuel Ruiz, de la Parroquia Santo Domingo.

 

Igual los párrocos Gregorio Alegría, de la Capilla San Francisco de Asís, y el reverendo Kennedy Rodríguez, de la Parroquia San Antonio de Padua, afirman que la medida afecta los cultos religiosos, citando la adoración al Santísimo, tradición del asueto de la Semana Mayor.

 

Otros enfoques

 

—1— Recogimiento

El padre Alfredo de la Cruz Baldera, rector de la PUCMM, ve favorable el decreto 171-21, ya que la gente se recoge y evitan los contagios.

—2— Desenfreno

Para Fidel Lorenzo, presidente de la Fundación Equidad y Justicia Social, y asesor del Codue, el recorte de horario evita el desenfreno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *