Comparte esta noticia con tus contactos

INGLATERRA.- Un niño ingirió 50 imanes para “volverse magnético”, el infante británico de 12 años fue operado de emergencia en un hospital de Mánchester, Inglaterra para extraerle del estómago más de 50 pequeñas bolas imantadas que ingirió como parte de un “experimento” para comprobar si podía volverse magnético.

 

Según el medio Lad Bible, Rhiley Morrison, diagnosticado con trastorno por déficit de atención, hiperactividad y autismo, introdujo los imanes en dos ocasiones para averiguar si era posible hacer que objetos metálicos se adhirieran a su abdomen, además quería saber qué aspecto tendrían cuando los evacuara.

 

Asimismo, señalan que cuatro días después de la segunda ingesta el pequeño se preocupó, ya que no había defecado los imanes y le dijo a su madre que se había tragado dos «por accidente», por lo que fue llevado a un hospital para ser atendido.

 

Los médicos, tras someterlo a radiografías, estimaron que Rhiley había ingerido entre 25 y 30 imanes, pero al realizarle la cirugía contaron en total 54 objetos magnéticos; la intervención de emergencia duró alrededor de seis horas, indicó el medio antes citado.

 

A pesar de que todo salió bien y el menor se recupera, durante 10 días padeció vómitos constantes causados por una fuga en su intestino. Además, durante ese periodo no pudo comer ni evacuar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *