Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. -Este miércoles continúa el conocimiento de medida de coerción a una de varias personas a las que la Fiscalía de La Romana le atribuye ser responsable del robo de 6.5 millones de dólares al exgeneral Salvador Lluberes Montás, ocurrido durante un asalto en su residencia en febrero pasado.

La medida se conocerá contra Jean Carlos Rodríguez Rijo, a quien la fiscalía le atribuye participación directa en el hecho, pero que sus familiares dicen es inocente y amenazan con hablar de otros temas si continúan con la acusación.

El joven acusado es hermano de Aderllys Rodríguez Rijo, quien guarda prisión preventiva por el mismo hecho, y ambos, a su vez, son cuñados de Colasito de la Cruz Mejía, quien fuera pareja de una de hermana de ellos que también fue empleada el ex general Lluberes Montás.

De acuerdo con la solicitud de medida de coerción presentada por el Ministerio Público de La Romana, los hermanos Jean Carlos y Aderllys, junto a Juan Domingo Armando Marte, Raudis Ismael Zorrilla Salcedo y Juan Pablo Montano de la Cruz, entraron encapuchados en la residencia del exgeneral, ubicada en la Villa Rancho Arriba, en el Complejo Turístico Casa de Campo, en La Romana.

Desde allí -dice el documento- cargaron con el dinero que estaba en una caja fuerte. Detalla que sustrajeron además de los millones de dólares, una cantidad indeterminada en pesos, un revólver, una pistola, dos ametralladoras Uzi, tres celulares y una jeepeta que luego dejaron abandonada.

El documento indica que los hermanos Rodríguez Rijo habrían sido contactados por Colasito, persona de confianza del exgeneral, quien le habría dado instrucciones de cómo cometer el robo. Colasito, además de ser primer teniente, fungía como asistente de Lluberes Montás.

El documento dice que los tres primeros se habrían asociado al grupo de acusados, además de Dawlín Javier Molina (sometido), quien tenía la seguridad de Costa Sur Casa de Campo y quien, según la fiscalía, tenía la encomienda de informar cuando fuere conveniente realizar el robo, a cambio del pago de un millón de pesos.

“Sí mi sobrino se hubiera robado 6.5 millones de dólares y una cantidad indeterminada de dinero como ellos dicen, tú crees que iba a ir donde mí a pedirme 2,000 pesos prestados para comprarle leche a su hijo!”, se pregunta Cruz María Rijo, quien dice vio crecer a Jean Carlos, al que trató como a un hijo.

La solicitud de préstamo habría ocurrido un día antes del allanamiento que la Fiscalía le realizó el pasado 22 de junio, cuando procedió a su arresto.

Julio Alberto Alvarez, padre de Jean Carlos y de Aderllys, asegura que su hijo estuvo con ellos acompañándolos durante las diligencias realizadas por el apresamiento del primero, y asegura es inocente. Afirma que él solo sabe trabajar y que su hijo (Jean Carlos), le acompañaba siempre en su actividad de comprar y vender mangos en la calle, para vivir.

“Si uno tuviera todo ese dinero, estaría uno en la condición en la que está”, se cuestiona el hombre, que afirma tener su camioneta de trabajo (en la que llegó a la entrevista) empeñada para poder hacer frente a la situación legal de sus hijos.

La tía Cruz María, a su vez, indica que tanto el exgeneral como su familia, que acusan a su sobrino, tendrán que demostrar lo que dicen, y advierte que “va haber otras declaraciones por ahí, si esto sigue… y son muchos los que han trabajado ahí”, comenta en referencia a la casa de Lluberes Montás.

“Ellos están acusando a mi sobrino que no tiene nada que ver con eso y si ellos siguen con este caso, se supone que ellos lo que están buscando que la cosa sea peor, sabiendo uno que no se despegó nunca de uno”, manifiesta la señora.

El abogado de Jean Carlos, Ulises Aquino Franco, afirma que el caso es muy cuestionable y que hasta el momento no tienen pruebas que vinculen a su defendido en los hechos. Aunque la fiscalía dice contar con un video donde se muestra la salida del grupo del complejo, tras haber cometido el robo, Aquino Franco sostiene que dicho video no ha sido depositado como elemento probatorio. También asegura que en las triangulaciones de llamadas que hizo la fiscalía, tampoco existe ningún número telefónico de Jean Carlos.

Lo que sí tiene el abogado es un video donde, asegura, se nota a los agentes golpeando al joven al momento de apresarlo. Mostró certificaciones de un colegio donde Jean Carlos trabaja como seguridad nocturna, así como copias de registro de asistencia de este a su trabajo correspondiente a febrero, como evidencia de que estaba activo para entonces.

El fiscal que lleva el caso, John Mota, evitó referirse al tema, alegando que está en investigación. El abogado de Lluberes Montás, a su vez, se excusó de no tener tiempo a la fecha, para responder las preguntas de este medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *