Comparte esta noticia con tus contactos

Los supervisores avisan: operar en Bolsa de la mano de algunas plataformas digitales puede suponer para un inversor sin experiencia algo parecido a meterse en la boca de un lobo. Las pérdidas que causa el trading por Internet de la mano de algunos brókeres alcanzaría, según datos de la policía, cifras millonarias. Las denuncias se multiplican, pero las plataformas juegan con un as en la manga: manejan importantes presupuestos que les permiten contratar personajes famosos para su publicidad e incluso patrocinar equipos deportivos. Una parte de estos operadores no están regulados ni registrados. Inducen a tomar posiciones a los clientes, incluso por encima de su patrimonio gracias a sus ofertas para invertir con apalancamiento (deuda). Además, su estrategia comercial es muy agresiva, con llamadas telefónicas recurrentes. Otro de sus rasgos es el de dificultar cualquier tipo de reclamaciones. Los gastos, a veces con comisiones encubiertas, pueden ser muy voluminosos.

Estos son los riesgos a tener en cuenta por operar en Internet, a través de quien no debe hacerlo, en acciones, divisas, contratos por diferencias (CFD) o criptomonedas, según los expertos consultados. “Es un mundo gigantesco. En los últimos 10 años, las plataformas de trading y los brókeres digitales se han multiplicado gracias a la tecnología”, explica Melodía García, del equipo de Brokeronline.com, quien además advierte de que el primer problema que plantean es incluso la propia terminología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *