Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Orlando Jorge Villegas (ojorge@jvmediagroup.com)

 

En estos días de reflexión personal, a raíz de la pérdida terrenal de mi padre, analicé con énfasis sus últimos pasos. Hasta el día antes de la tragedia, yo tenía casi dos semanas sin verlo, puesto que la última semana de mayo estuve en Budapest, participando en la Cumbre Trastlántica, y la primera semana de junio, él estuvo en Suecia, representando al país en la Conferencia Estocolmo 50.

 

Durante su última semana de vida se conjugaron dos elementos fundamentales que marcaron su gestión en el Ministerio de Medio Ambiente; pero también significaban una gran satisfacción personal para él: representar a su país en los más altos niveles de la diplomacia medioambiental, y el domingo 5 de junio, hacer un acto de justicia con campesinos que fueron desalojados luego de iniciado el Plan de Recuperación del Parque Nacional Valle Nuevo.

 

Esto último consistió en indemnizar a estos ciudadanos con el pago de 27 millones de pesos. El total de los primeros agraciados fueron 315. Terminada dicha actividad, plantó, junto a mi madre, su fiel acompañante de vida y de aventuras medioambientales, un ébano verde.

 

“Hemos conmemorado el Día Mundial del Medio Ambiente con una ceremonia histórica en Constanza. Hemos iniciado en @ambienterd la indemnización de los 300 agricultores que desocuparon el área protegida Parque Nacional Valle Nuevo en 2016. Palabra cumplida del presidente @luisabinader”, expresó Orlando en su cuenta de instagram.

 

Volviendo a su viaje a Estocolmo, el 4 de junio, Orlando colgó en instagram una foto visitando la tumba de Olof Palme, primer ministro de Suecia entre 1969 y 1976, y luego de 1982 a 1986. El 28 de febrero de 1986 fue asesinado mientras salía del cine con su familia.

 

“Olof Palme fue primer ministro de Suecia en dos oportunidades. Fue líder socialdemócrata e impulso las reformas del estado de bienestar en Suecia. Pero además fue el primer ministro que inauguró la primera conferencia mundial sobre medioambiente en 1972, que es hoy día #stockholmplus50. Fue amigo de Peña Gómez, y también de destacados dominicanos, entre ellos mi padre.”, expresa el pie de foto.

 

Cual premonición, esa foto se replicó en nuestras vidas el 6 de junio, cuando mi padre falleció en circunstancias similares a las de Olof Palme. Nunca sepultaremos el dolor de la ausencia física de Orlando, pero viviremos con la alegría de que se encontraba en su plenitud como ser humano, como profesional, pero sobretodo, en lo espiritual, como dijera mi hermana en el funeral. Y así está siendo recordando por todo el pueblo dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.