Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- El presidente de la República, Luis Abina­der, creó mediante decre­tos un fideicomiso para administrar la Central Ter­moeléctrica Punta Catali­na (CTPC), al tiempo que designó como titular de su comité técnico al empresario Celso José Marranzini Pérez.

 

Otros que formarán parte del comité técnico del Fidei­comiso son el señor José Luis Actis, vi­cepresidente, y Noel Báez Paredes, secretario, mien­tras George Ángel Reino­so Núñez y John A. De Ar­mas, serán miembros.

 

Cabe destacar que estas designaciones se realizaron a través del de­creto 539-21.

 

Previamente, Abinader emitió el decreto 538-21 en virtud del cual dispone la constitución de un fidei­comiso público, de admi­nistración, inversión, ope­ración y fuente de pago, denominado Fideicomi­so Público Central Termo­eléctrica Punta Catalina (Fideicomiso CTPC).

 

La disposición del Poder Ejecutivo procura “crear una estructura de gestión independiente para la ad­ministración transparente y eficiente, con el propósi­to de asegurar la adecua­da operación de la Central Termoeléctrica Punta Ca­talina”.

 

Además, una ejecución de las actuaciones y obras necesarias para su conser­vación y mantenimiento.

 

Objetivos

 

Dentro de sus principales fines se encuentran: pre­servar y optimizar la ope­ración de la Central Termo­eléctrica Punta Catalina, ubicada en Baní, provin­cia Peravia, de manera que se asegure la separación de su patrimonio, la con­tinuidad de sus operacio­nes, incluyendo, pero no limitado a aquellas rela­tivas a la generación de energía eléctrica y despa­cho de la misma al Siste­ma Eléctrico Nacional In­terconectado (SENI).

 

También tiene el objeti­vo de asegurar el manejo adecuado y transparente de la Central y los activos que la conforman; así co­mo administrar los activos de su patrimonio, según las instrucciones dadas por el fideicomitente a la fiduciaria, a través del Co­mité Técnico del Fideico­miso.

 

Otros propósitos del decreto son participar en la prestación del servicio público de electricidad y asegurar la utilización eficiente y transparen­te, conforme a la ley, de los ingresos y flujos pro­venientes de la venta de energía generada por la CTPC.

 

El fideicomiso tendrá una duración de 30 años, contados a partir de la fecha de suscripción del contrato constitutivo y transcurrido ese plazo y luego de cumplidas las condiciones establecidas en el contrato se extin­guirá y se reintegrará el patrimonio fideicomitido al Estado dominicano, sal­vo prórroga expresa por decisión del fideicomiten­te, precisa el decreto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.