Comparte esta noticia con tus contactos

México.- El reportero asesinado en 2017, Javier Valdez, reapareció en un vídeo para denunciar la escasa protección, el abandono y falta de libertad que sufren los profesionales de la prensa en México.

 

Asimismo, con Barba recortada, su característico sombrero y una voz que intenta parecerse a la original, Javier Valdez, periodista fundador del diario “Riodoce” del Estado de Sinaloa, y uno de los nombres más importantes en las notas sobre narcotráfico y crimen organizado, fue asesinado el 15 de mayo de 2017 en Culiacán.

 

Pero en el día de ayer, ha reaparecido en un vídeo para denunciar la situación de vulnerabilidad que viven los periodistas en México, un país donde han asesinado a más de 130 desde el 2000. En las imágenes insta a las autoridades a dar un paso al frente en la protección de estos profesionales. Sin embargo, la persona que aparece en el vídeo, que a todas luces podría ser el periodista, es una simulación.

 

Ha sido recreado por medio de tecnología rusa para lanzar un mensaje con motivo del Día Mundial por la Libertad de Prensa del próximo 2 de noviembre, que coincide, además, con el Día de Muertos.

 

La iniciativa se llama #SeguimosHablando, y esta es su segunda edición, la primera fue en 2019. Consiste en reabrir las cuentas de Twitter de los periodistas asesinados para que sigan denunciando los casos que les costaron la vida. Sara Mendiola, de la organización que ha orquestado la campaña, explica en qué se basa: “Busca mandar el mensaje de que no porque asesinen a un periodista, este va a dejar de hablar”. Y añade: “El hecho de que puedan con su cuerpo no significa que puedan con su voz”.

 

En México, los asesinatos contra periodistas tienen una cota de impunidad que ronda el 90% y las desapariciones el 100%, según Mendiola. Exigen a las autoridades de este país que tomen medidas que impliquen un “cese” de la violencia y de los crímenes, no solo del de Valdez, sino de los “cientos” que “siguen en impunidad”. “En nuestro país no ha sido esclarecido ni un solo caso de desaparición de periodistas”, sostiene la organizadora.

 

Javier Valdez fue ejecutado de rodillas y con 12 disparos

 

Junto con el vídeo, también han publicado un decálogo en el que se exponen una serie de medidas que podrían mejorar el desempeño de la labor de la prensa en la República, como una coordinación más efectiva de todos los niveles de la Administración, desde la municipal hasta la federal. También denuncian la actitud que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, mantiene contra la prensa en las mañaneras, a la que acusa de “amarillista” y “fifí”. “Se busca hacer un frente contra esos discursos”, cuenta Mendiola.

 

Tres años después de su asesinato, hay tres acusados de ser autores materiales del crimen. Uno de ellos, apodado El Koala, ya está entre rejas después de haber confesado. Al segundo implicado, Francisco Picos Barrieto, alias El Quillo, un juez acepto las pruebas en su contra para abrir el juicio el pasado 29 de septiembre después de varios aplazamientos debido a los amparos que presentó su defensa y que fueron todos desestimados. Y el tercer presunto implicado murió antes de ser capturado en San Luis del Río Colorado, sus restos confirmaron su identidad tras un análisis forense.

 

Griselda Triana es la viuda de Javier Valdez. Desde el asesinato de su esposo, ha mantenido una cruzada en la que pide justicia y que el crimen no quede impune. “En el caso de Javier hay varios avances, hay una persona sentenciada y otra en espera de que inicie el juicio”, cuenta. Un tercer implicado en la ejecución material del crimen fue asesinado en el norte de México antes de poder ser capturado por la justicia. Sin embargo, el autor intelectual del crimen, Dámaso López Serrano, alias Mini Lic, ahijado del Chapo Guzmán, está preso en Estados Unidos por otros delitos. “Ahí es donde se atora todo el proceso, va a ser muy complejo que este sujeto pueda ser trasladado a México y responda como responsable de ser quien dio la orden”, relata Triana. Aun así, dice mantener “cierta esperanza” en el proceso. “Merecen ser castigados todos”, sentencia.

 

Con respecto a la aparición de su esposo en el vídeo, afirma estar tranquila: “Toda acción que nos permita seguir visibilizando y recordando que el crimen de Javier, pero también el de muchos de sus colegas, están en la impunidad, abona, y a eso nos prestamos para que las autoridades sepan que ellos y sus familias seguimos hablando. A Javier no lo pueden matar de nuevo, y aquí seguimos”.

 

Como Juan Carlos Livraga en Operación Masacre, de Rodolfo Walsh, otro periodista asesinado, Javier Valdez es un muerto que habla de entre los vivos y vuelve para golpear con fuerza y exigir justicia y libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *