Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- Los expertos revelan que el estrés y la ansiedad pueden afectar a las personas física, mental y emocionalmente, pero la principal consecuencia de la exposición prolongada a ambos factores es la disminución de la calidad de vida de aquellos que lo padecen.

 

Mientras que Jeanette Taveras, psiquiatra de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), señaló que el estrés es la respuesta del organismo a diversos estresores.

 

La especialista explicó además que la ansiedad es una emoción que implica una sensación excesiva de miedo y una preocupación.

 

Asimismo, Taveras indicó que las personas que padecen estrés y/o ansiedad ven afectadas todas las áreas de su desempeño, debido a la alteración en la tensión. Por ejemplo, la concentración, lo cual hace que estudios, trabajo y quehaceres del diario vivir, se hagan más difíciles y pesados.

 

“Cuando el estrés es severo o la ansiedad está a niveles muy altos, ocasionan consecuencias a corto y largo plazo a la salud”, afirma.

 

A corto plazo

Pronto las personas pueden empezar a experimentar tensión muscular, dolor de cabeza, activación de la migraña y fatiga, además, síntomas físicos más severos, como son palpitaciones, el aumento de la tensión arterial, sensación de asfixia, falta de aire y mareo.

 

También hay personas que pueden presentar diaforesis (que es cuando nos sentimos fríos y sudorosos), incluso, pueden desmayarse, sostiene la psiquiatra.

 

Añade que, dentro de las consecuencias a corto plazo, también hay pérdida del patrón de alimentación, pues existen pacientes que aumentan frecuencia de las ingestas de alimentos durante el día, por esta razón aumentan de peso, sin embargo, están las que pierden el apetito.

 

Igualmente, experimentan la pérdida de sueño, manifestándose también con muchos despertares irregulares durante la noche.

 

La médica explica que cuando se tiene ese conjunto de síntomas se alimenta lo que es el ciclo de la ansiedad, “pues una persona que vive con muchos estresores a largo plazo, va a perder el apetito, va tener alteraciones en el sueño, entre otros aspectos que le van a impedir realizar sus actividades cotidianas.

 

Esto dará como resultado sentimiento triste, va a aumentar los niveles de ansiedad y se va a convertir en un ciclo continuo que de no tratarse a tiempo puede tornarse crónico y ser más difícil de revertir, puntualiza la galena.

 

La psiquiatra detalla que a largo plazo puede establecerse lo que se conoce como trastorno propio de la ansiedad, que es el trastorno depresivo mayor; con este hay incremento de las posibilidades de que esa persona cometa suicidio y homicidio, y también se observa que una persona que presenta tanta ansiedad puede incurrir en uso y abuso de sustancias, como el alcohol, tabaco, drogas y medicamentos.

 

Niveles de ansiedad

“Los niveles altos de ansiedad aumentan el riesgo de padecer aterosclerosis, isquemia cardíaca, incluso, los pacientes que los padecen se hacen más propensos a padecer infarto de miocardio, pueden hasta tener muerte súbita y alteraciones gastrointestinales.

 

La psiquiatra resalta que por las diversas consecuencias que traen el estrés y la ansiedad es importante no minimizar si conocemos a alguien que los padece. Recomienda escuchar a esa persona, permitirle hablar y que pueda expresar todo aquello que esté dando origen al problema.

 

La psiquiatra sostiene que el solo hecho de escuchar es muchas veces la mejor de las ayudas que se le puede ofrecer y a veces la más asequible.

 

Alerta

Asimismo, Taveras enfatiza que lo mejor es mantener una buena salud mental, por lo cual llama a las personas a estar alerta a cualquier señal o cuando se entienda que no está reaccionando de la manera adecuada a las situaciones.

 

“Es importante mantener un nivel de actividad o ejercicio, ya que esto ayuda a mantener un balance y a liberar la tensión del día a día, no asumir cargas excesivas de trabajo, elegir una actividad relajante y expresar nuestros sentimientos a alguien de confianza”, puntualiza.

 

Recomendación

La especialista recomienda que si se está consciente de que existe una situación generada por el estrés y/o la ansiedad, sugiere respaldar a esa persona y apoyarla en la búsqueda de la asesoría de un profesional de la salud mental.

 

Consulta

 

— La señal

Cuando se observa que la calidad de vida está afectada por esa sobrecarga o es notorio que algo ha cambiado en esa persona, es la señal de que es el momento de acudir a un médico para buscar solución a la situación.

 

Diferentes tipos de estrés

 

Hay varios tipos de estrés, pero igualmente todos son muy perjudiciales para la salud.

– El de la rutina, que es cuando se está muy familiarizado con las presiones del trabajo, la escuela, la familia, las responsabilidades diarias, entre otras.

 

– También está el ocasionado por cambios negativos repentinos, como lo es la pérdida de un familiar, un divorcio, algún conflicto económico.

 

– El traumático, que es propio de cuando pasa algún accidente grave, una guerra, una catástrofe natural, este es muy similar al que las personas han experimenta en este tiempo de pandemia del Covid-19.

 

– Crónico, que se trata de estrés continuo, se vuelve tan común que la persona se llega a familiarizar, al punto de sentirlo tan “normal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *