Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – Miguel Cruz de la Mota, el asesino del ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, lo mantenía en zozobra al igual que a los directores departamentales de la institución, a la cual se presentaba sin citas previas y de manera prepotente.

 

Según el Ministerio Público, en el expediente que sustenta la medida de coerción, establece que, debido a este comportamiento de violencia y prepotencia, motivó que en ocasiones anteriores, el ministro le llamara la atención por el maltrato e irrespeto al personal del Ministerio.

 

No obstante, el imputado Cruz de la Mota, alias Carandaí, se creía con el derecho de mandar en el Ministerio, bajo el argumento de había que resolverle y que no se le estaba prestando la atención que el merecía”.

 

El Ministerio Público infiere que el imputado tenía la concepción de que el Estado es un botín al que tiene el derecho de acceder por amistad o vinculación política.

 

Explica que cuando Cruz de la Mota vio frustrado la materialización de ese propósito, comenzó una escalada de atropello y demandas absurdas e ilícitas al personal del Ministerio.

 

Dijo que exigía ilícitamente, aprobación de licencias o permisos sin sustentos, hasta cuestiones tan básicas, como no respetar la agenda de un funcionario de tantas responsabilidades.

 

“El imputado Fausto Miguel de Jesús Cruz de la Mota, alrededor de las 10:50 a.m. llegó al antedespacho de la oficina del director nacional del Ministerio, el señor Juan Manuel Cuervo Desangles, lugar donde se encontraba el señor Alfonso Mendoza y de manera violenta… le dio en la frente. Reclamándole Mendoza porqué lo golpeaba y que ellos no tenían esa confianza; contestándole el imputado: que hiciera lo que él quisiera”, indicó.

 

A seguida, le preguntó si Jorge Mera había llegado y luego procedió con actitud parecida por ante el director de la Oficina Provincial de Samaná, en la oficina el director del Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA), el coronel Cepeda, mostrándose violento y amenazante.

 

“Hice campana y no me resuelven”, expresó de manera altanera Cruz de la Mota, razones por las que Cuervo le comunicó que subiría donde el ministro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.