Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- La “OTAN”, la cual es calificada como el poderoso brazo político que determinó en las últimas dos décadas el crecimiento y triunfo electoral del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se acaba de desintegrar.

 

En ese sentido, el grupo élite del influyente Comité Político comenzó a debilitar sus fuerzas con la división del PLD en octubre pasado, y sucumbió definitivamente tras la aplastante derrota del 5 de julio.

 

Asimismo, en el mundo político dominicano el poderío de la “OTAN” era un símil de la temida Organización del Tratado del Atlántico Norte, que garantiza la seguridad y libertad de sus miembros a través de medios políticos y militares.

 

Además, su estructura sin estar avalada por los estatutos, llegó a integrar los miembros del Comité Político Euclides Gutiérrez Félix, el exvicepresidente Rafael Al­burquerque, Alejandrina Germán, José Ramón Fadul, César Pina Toribio, Reinaldo Pared Pérez, Francisco Javier García, Julio César Valentín, Alma Fernández, Bautista Rojas Gómez, Ramón Ventura Camejo y Abel Martínez.

 

En ese orden, aunque no era frecuente la deserción en la “OTAN”, se afirma que uno de los fundadores, el presidente Danilo Medina, que fungió de coordinador sin designación, salió luego de un enfrentamiento con el expresidente Leonel Fernández. También Franklin Almeyda se retiró en un momento determinado porque le rechazaron una posición, y Germán nunca estuvo cómoda al considerar que fomentaba el grupismo.

 

El tiro de gracia

 

En definitiva, la “OTAN” sin tener en cuenta la frugali­dad en cada encuentro, lle­gó a considerarse un ente de equilibrio cada vez que la sangre amenazaba con lle­gar al río, cuando se agudi­zaron los enfrentamientos internos entre los grupos da­nilistas y leonelistas.

 

Sus miembros, transfor­mados en burócratas y “tu­tumpotes”, olvidaron los principios partidarios po­niendo piedras en el camino a muchos dirigentes pele­deístas, mientras se desvin­culaban con el paso de los años de los reclamos de la población.

 

Cuando estalló el sig­ma en el proceso de prima­rias internas del PLD el año pasado, ya la magia de la “OTAN” había sido eclip­sada por los acontecimien­tos de 2015, donde se incli­naron por la reelección del presidente Medina permi­tiendo aplastar la propues­ta contraria del expresidente Fernández.

 

La historia se replicó con mayores consecuencias el año pasado porque la ma­yoría del subgrupo se iden­tificó públicamente con los lineamientos internos del presidente Medina, ora con los nuevos intentos de re­elección, ora con las pro­puestas de reforma constitu­cional. ora con la escogencia de un candidato adverso a Fernández.

 

“Vamos presos todos”

 

Fue evidente el desdén de la “OTAN” por reasumir su pa­pel mediador y por primera vez minimizó los efectos ne­gativos de una división, ad­hiriéndose la mayoría de sus miembros a la corriente que apoyó a Gonzalo Castillo al sostener que el PLD ganaba con cualquier candidato.

 

Desde entonces desapa­reció de su vocabulario la recurente advertencia lapi­daria de que: “Sigan con sus confrontaciones, porque si nos dividimos y perdemos las elecciones vamos presos todos”.

 

No obstante, sorprendió cuando un mes antes de las primarias del 6 de octubre la mayoría de miembros del Comité Político anunció pú­blicamente su respaldo al precandidato presidencial Gonzalo Castillo, un delfín del presidente Medina.

 

Cuando el expresiden­te Fernández, que quedó en tercer lugar en las elecciones de julio, anunció su dimi­sión del PLD, tras denunciar un fraude en su contra en las primarias abiertas, dijo: “El equilibrio partidista se res­quebrajó. La facción grupal, ahora en forma de categoría de Estado, se instaló en el Co­mité Político, a través de la creación de un cenáculo que para un partido de vanguar­dia recibió un nombre extra­ño e inapropiado: la OTAN”.

 

Y expresó algo más: “Esa oligarquía de hierro opera en forma de una casta. No tiene visión de partido, en el senti­do de ser una organización que integra y representa a to­dos sus miembros. Se com­porta en forma autoritaria”, que se reúne siempre con an­ticipación a los encuentros del CP para llevar sus pro­puestas previamente acorda­das, y así dominar en el máxi­mo organismo de dirección política del partido morado.

 

O como se quejó la tam­bién precandidata presiden­cial del PLD, Maritza Her­nández, en su cuenta de Twiter: “Me venció el poder @DaniloMedina. Me asesi­nó la OTAN-CP, porque me atreví a mantener mis aspira­ciones presidenciales del 6 de octubre”, luego de que no fue seleccionada para formar par­te del máximo órgano de esa organización política el 31 de octubre.

 

@sabanetaprimero. 829-856-9362 El Whatsapp que te mantiene informado, agrégalo para que te lleguen las noticias al instante o simplemente para hacer noticia un hecho que ocurra en tu sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *