Comparte esta noticia con tus contactos

BBC News Mundo. -A día de hoy, hay once variantes de SARS-CoV-2 identificadas y la Organización Mundial de la Salud las divide en dos tipos.

Considera «de preocupación» aquellas a las que se les asocia uno o más de los siguientes cambios en tanto que afecten de forma significativa a la salud pública a nivel global:

  • Hay un aumento de la transmisibilidad.
  • Hay un aumento de la virulencia – la capacidad del virus de causar daño a su hospedador – o hay un cambio en la presentación clínica de la enfermedad.
  • Hay una disminución de la efectividad de las medidas sociales y de salud pública o de los medios de diagnóstico, las vacunas y los tratamientos disponibles.

Están en esta categoría las identificadas por primera vez en Reino Unido, India, Brasil y Sudáfrica.

Por otro lado, una variante es considerada «de interés» (VOI, por sus siglas en inglés) cuando su genoma presenta mutaciones en comparación al virus de referencia y cuando ha sido identificada como causa de transmisión comunitaria o ha sido detectada en varios países.

Una de ellas es la variante Lambda, que se encontró por primera vez en agosto de 2020 en Perú, cuando se le denominó C.37 o «variante andina» y ahora está presente en 29 países, según datos del GISAID.

Desde principios de junio, el organismo usa las letras del alfabeto griego para referirse a las distintas variantes.

Una medida, señala, para simplificar la discusión y ayudar a eliminar el estigma que puede generar que una variante vaya asociada al nombre de un país.

«Ningún país debe ser estigmatizado por detectar y reportar variantes», tuiteó a finales de mayo Maria Van Kerkhove, líder técnica de covid-19 de la OMS.

Aunque los signos de adaptación del virus no sorprenden a los científicos, cómo evolucionará y si surgirán nuevas variantes aún está por ver.

«Estamos en una fase realmente interesante, intermedia y algo impredecible, es difícil predecir cómo se desarrollará dentro de un año», dice Wendy Barclay, viróloga del Imperial College de Londres.

Está claro que ahora estamos lidiando con un virus que se propaga mucho más fácilmente -probablemente con más del doble de facilidad- que la versión que surgió en Wuhan a fines de 2019.

La variante Alpha, identificada por primera vez en Kent, Reino Unido, realizó un gran salto en su capacidad de transmisión. Ahora la Delta, encontrada por primera vez en India, dio un salto aún más grande.

Entonces, ¿estamos condenados a un desfile interminable de variantes nuevas y mejoradas que se vuelven cada vez más difíciles de contener?.

Vale la pena recordar el viaje en el que se encuentra este virus. Ha dado el salto desde infectar a una especie completamente diferente (sus parientes más cercanos son los murciélagos) a nosotros.

Es como tú cuando comienzas en un nuevo trabajo: eres competente, pero queda espacio para mejorar.

La primera variante fue lo suficientemente buena como para iniciar una pandemia devastadora, pero ahora está aprendiendo en el trabajo.

Reproducción

Cuando los virus saltan a los humanos, sería «muy raro que fueran perfectos», explica Wendy Barclay, viróloga del Imperial College de Londres. «Se instalan y luego se lo pasan genial».

Hay ejemplos de virus, dice, desde pandemias de gripe hasta brotes de ébola, que dan el salto y luego se aceleran.

Entonces, ¿hasta dónde podría llegar?.

La forma más clara de comparar el poder de propagación biológico puro de los virus es observar su R0 (el número de reproducción).

Ese es el número promedio de personas a las que cada persona infectada transmite un virus, si nadie fuera inmune y si nadie tomara precauciones adicionales para evitar infectarse.

Ese número era de alrededor de 2,5 cuando comenzó la pandemia en Wuhan y podría llegar a 8,0 para la variante Delta, según los modeladores de enfermedades del Imperial College.

«Este virus nos ha sorprendido mucho. Va más allá de lo que temíamos», dice Aris Katzourakis, un investigador que estudia la evolución viral en la Universidad de Oxford.

«El hecho de que haya sucedido dos veces en 18 meses, dos linajes (Alfa y luego Delta) cada uno 50% más transmisible es una cantidad fenomenal de cambio».

Él cree que es «tonto» intentar poner un número a qué tan alto podría llegar, pero puede ver fácilmente más saltos en la transmisión durante los próximos dos años.

Otros virus tienen un R0 mucho más alto, y el poseedor del récord, el sarampión, puede causar brotes explosivos.

UN APUNTE

En RD

En República Dominicana han sido detectadas al menos cuatro variantes de coronavirus, según confirmaciones del Ministerio de Salud Pública, mientras se analizan otras posibles cepas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.