Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- El guachimán del residencial White Sands, en Punta Cana, Yefri Manuel de Jesús López Domínguez, quien es oriundo de Tamboril, Santiago de los Caballeros, confesó que se enamoró de la belleza de la joven de 20 años Carolina Ureña Polanco y que al no ser correspondido la asesinó cruelmente.

 

El homicida narró que con apenas cuatro días laborando como seguridad en el residencial White Sands, en Punta Cana, subió al tercer nivel con la intención de seducirla a la fémina o violarla, pero que al ella poner resistencia, decidió acuchillarla hasta cegarle la vida.

 

Yefri Manuel de Jesús López Domínguez dijo a los investigadores que aprovechó que el esposo y la madre de la occisa habían salido del residencial para subir, tratar de seducirla, pero que ella mostró resistencia.

 

Relatos hechos por las autoridades a la prensa, apuntan a que el plan del homicida inició cuando la pareja de Carolina, que nunca ha sido identificado, habría salido del apartamento y dejó las llaves en un lugar visible, que le permitió al asesino penetrar sin contratiempo.

 

El presunto autor del atroz hecho dijo a los investigadores policiales, que una vez dentro, la mujer puso resistencia, por lo «que no quedó de otra que apuñalarla».

 

Sobre la investigación

 

El homicida llegó a recibir algunas heridas en las manos, que se cree fueron hecha por Ureña Polanco, tratando de defenderse.

 

Varias horas después de terminar con la vida de Carolina, Yefri llegó a hablar con el conserje del residencial y el esposo que hacía entrada al lugar.

 

Siempre conforme a lo relatados por las autoridades, el esposo llegó a preguntarle al seguridad qué le pasó en las manos y  el asesino llegó responder que» se había caído u golpeado».

 

Cuando el esposo sube al apartamento, se encuentra con su pareja tirada en el piso en medio de un charco de sangre, salió a pedir auxilio al seguridad, quien ya se había esfumado del residencial.

 

Yefri fue apresado en Pedro Brand, Villa Altagracia, por miembros de la Dirección Central de Investigación (Dicrim) de Bávaro, incluyendo al mayor Sergio de la Cruz Ángeles y el capitán Francisco Alberto de Jesús del Departamento de Homicidio.

 

La policía dice estar impresionada por el número de estocadas que el sujeto les infirió a la occisa.

 

En tanto que el coronel Frank Valenzuela, duda que entre el esposo y el matador existieran algún tipo de relación o problemas, ya que el atacante sólo llevaba cuatro días laborando en en el residencial.

 

«Es un compromiso que como institución tenemos con la ciudadanía y con el director de la institución, por lo que fuimos monitoreando sus movimientos hasta caerle encima y apresarlo», adujo.

 

El fiscal Luis Amador, quien lidera el caso, dijo que seguirán investigando, pero que el Ministerio Público tiene evidencias de que la persona detenida, «más allá de dudas razonables, sabemos que él es el autor material del hecho».

 

Dijo que están profundizando las investigaciones para cerrar el caso y llevar al confesó asesino a los tribunales.

 

La joven encontrada muerta el pasado miércoles en su apartamento con 31 puñaladas, en Bávaro, Punta Cana, era oriunda de Puerto Plata, según explicaron las autoridades.

 

El cuerpo de Carolina Ureña Polanco, de 20 años, fue encontrado en ropa interior dentro del apartamento que vivía en el residencial White Sands, en Bávaro.

 

El  cadáver de Carolina Ureña Polanco fue enviado al INACIF de San Pedro de Macorís, para los fines de lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *