Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. -La Sociedad Dominicana de Pediatría impartió el sábado el «Programa de preparación y respuesta ante la realidad actual del dengue», un curso enfocado en cómo se debe responder ante la situación actual que vive la región y el país, donde el virus transmitido por la picadura del mosquito Aedes aegypti es endémico.

Rosa Acevedo Saladín, presidenta de la Sociedad, recordó que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ya advirtió que este podría ser «el peor año en cuestión de casos en toda nuestra región».

La galena destacó: «por primera vez nos estamos preparando a tiempo. No estamos tomando medidas cuando llega la situación del caos».

El taller proporcionó «herramientas actualizadas para responder de una manera oportuna y correcta ante los pacientes, enfatizando todo lo que es prevención, la herramienta más importante, y luego, aprendiendo a identificar el momento en que está cada paciente para tomar la medida correspondiente para no terminar con complicaciones y evitar muertes», indicó.

Acevedo Saladín destacó que el interés de esta formación es preparar a los pediatras para disminuir complicaciones, daños y la mortalidad por esta enfermedad, uniéndose así a la Jornada Nacional contra el Dengue del Ministerio de Salud Pública.

«No queremos que muera nadie por dengue, ni chiquito ni grande, ni niño pequeño ni adulto», resaltó.

Emergencias desahogadas

Acevedo Saladín afirmó que «todavía no estamos viendo muchos casos, pero, están creadas todas las condiciones para que tengamos una gran situación epidemiológica este año».

La pediatra señaló que en lo que va de año, ya tenemos más de 157 % de pacientes con relación a 2023 y 225 % en comparación a los últimos cinco años.

Asimismo, que el Protocolo de Dengue fue actualizado el año pasado siguiendo los parámetros de la OPS, con la asesoría de la Sociedad Dominicana de Infectología.

Serotipos

Durante su participación, Virgen Gómez, pediatra infectóloga y pasada presidenta de la Sociedad de Pediatría, dijo que, durante el año 2023, la mayor circulación en el país fue del serotipo DENV-3 y que para este año hay un riesgo de que entre el DENV-4, el cual tiene unos diez años que no circula en territorio local, aumentando así el número de posibles infectados.

Gómez enfatizó en los cuidados durante la etapa febril para evitar la deshidratación del paciente y durante la etapa crítica, a partir del quinto día de fiebre, vigilar la presencia de signos de alarma para evitar infecciones.

«La fase crítica entra después del día cinco, cuando baja la fiebre porque puede haber fuga abundante de plasma, hemorragia y daños importantes en los órganos», aseguró.

La doctora pidió medir los signos vitales, asegurando que «la taquicardia es el primer signo de que el paciente puede evolucionar a la severidad».

Otro signo de alarma son los vómitos, considerados como constantes si son tres o más en una hora o al menos cinco en seis horas.

Gómez indicó que el 20 % de las muertes en caso de dengue grave ocurren durante las primeras dos horas de ingreso y el 60 % durante las primeras 24 horas, por tanto, los médicos tratantes deben estar muy pendientes para tomas las mejores decisiones en beneficio del paciente, incluyendo la administración de acetaminofén cada cuatro horas y posible traslado a un centro de mayor nivel, en caso de ser necesario.

«El choque (disminución repentina del flujo sanguíneo) es lo que mata al paciente», concluyó.

En tanto, la infectóloga Carmen Sarah Mota llamó a utilizar mosquiteros durante la fase febril para evitar la diseminación del virus.

Reporte OPS

La Plataforma de Información en Salud para Las Américas (Plisa), gestionada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), indica que, hasta la semana epidemiológica 17, en República Dominicana se han registrado 7,663 casos sospechosos de dengue.

De este total de casos, el 9.98 % (765 pacientes) ya fue confirmado a través de pruebas de laboratorio y 54 fueron clasificados como dengue grave.

Comentarios desactivados en Sociedad de Pediatría se prepara ante lo que podría ser «el peor año en cuestión de dengue para la región»