Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Félix Grullón

 

Los comentarios que los seres humanos hacemos de los demás con intereses inapropiados, así como las adversidades que se nos presentan permanentemente, cuando no tomarnos nada personal sea un hábito firme y sólido, nos evitaremos muchos disgustos en la vida.

 

Nuestra rabia, celos y envidia desaparecerán, si no nos tomamos nada personal e incluso la desesperación y tristeza.

 

El poder con rabia que podamos presentar a los demás, por sentirnos apoyados por una autoridad superior, la soberbia concentrada en un poder económico, si no tenemos humildad muchas veces podemos sentirnos poderosos y acostumbrados a sentirnos superior, sobre todo.

 

El problema es que al hacerlo creemos que lo que hacemos es cierto, juraríamos que es real.

 

Hacemos juicio y suposiciones de lo que los demás hacen o piensan, lo tomamos personal, y después los culpamos y reaccionamos enviando veneno emocional con nuestras palabras provocando infelicidad, decepción y falta de amor para con nosotros mismos.

 

Cambiar de un pensamiento tóxicos a un pensamiento concentrado proactivo nos proporciona la energía necesaria para lograr nuestros objetivos en tiempo récord con amor.

 

¡No tomarnos las cosas personalmente es vivir con Dios, Dios es amor ¡

 

 

 

 

 

Comentarios desactivados en Tomarse las cosas personales es un mal habito que conduce a desarrollar estrés y ansiedad