Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Manuel Salazar. – El libro es una minuciosa, laboriosa y amplia investigación.

Pone en relieve una excelente cualidad literaria del autor. Sin duda un gran escritor.

¿Novela o reportaje?
Si es novela ¿Cuánto hay de, y dónde, la ficción?

Si es reportaje, entonces hay que destacar algunas inexactitudes en hechos. Irrelevantes en todo caso, en la experiencia general que aborda. Y que pudieran pasar como licencia literaria, si el texto es una novela.

Pero a mi me da, que es reportaje.

En el libro hay un reconocimiento a Maximiliano Gómez. Brillante, audaz desde el punto de vista político.

Esto es importante, para poner en relieve que no existe una relación lineal entre nivel académico e intelectualidad revolucionaria; ni mucho menos entre esta y procedencia social. El Moreno no fue siquiera bachiller; fue un obrero, y puede decirse que revolucionó la manera de pensar la revolución dominicana.

I.- ¿Fuenteovejuna mató a Moreno y Miriam Pinedo?

1- La CIA, a través de Manolo Plata.

2.- Conflictos entre maoístas y prosovieticos.

3.- Resultado de lucha de egos.

4 .- La venganza de Miriam Pinedo por la muerte de Otto Morales.

5.- Un accidente por inhalación involuntaria de monóxido de carbono.

II.- La caracterización de la personalidad de Manolo Plata ofrecida por varios a lo largo de la obra, y detalles como la visita de este a la AFP, presentando una tarjeta de «alguien» al Director de esa agencia como credencial para que este le reciba y haga pública una versión de las muertes de Moreno y Miriam, dan una indicación del autor de la obra de que fue aquel el ejecutor del crimen.

No lo dice de manera explícita, pero induce al lector a verlo así.

III.- Necesidad de reivindicar a Miriam Pinedo como otra mujer dominicana mártir.

El crimen alevoso, horripilante contra ella, procuró envolver el crimen contra Moreno, poner en el mismo la principal atención pública, y matarla para siempre.

IV.- Los emepedistas en el exilio. Mucha gente interesante, revolucionaria, y algunos lúmpenes.

V.- Hoy podemos afirmar que fue incorrecta, un error, la política definida por el Moreno. Lo mismo puede decirse de la insurrección de Manolo y sus compañeros en Manaclas y otros frentes guerrilleros en noviembre de 1963.

Y así las posturas tácticas de todos los grupos de izquierda a partir de 1961… 1962, especialmente la abstención electoral en ese año; …. 1963… 1968, etc.

Desde hoy. Con algún nivel de la madurez que hemos alcanzado algunos en la izquierda.

Pero creo que la izquierda de aquellos tiempos no tenia, ni podía tener, la madurez teórica y política para prever los desaciertos de esas políticas y hechos. Dadas las circunstancias históricas del pais, más de 30 años de dictadura y acontecimientos que sobrevinieron en cascadas, que no permitieron la reflexión teórica sopesada, ni la asimilación de experiencias revolucionarias extranjeras.

Tras la caída de la dictadura de Trujillo, la izquierda entró con determinación a la lucha por el poder de una manera abrupta, sin que mediara un acumulado de experiencia teórica y política. No tuvo antes ni en ese momento, la oportunidad de hacer esa reflexión. En medio de una represión a muerte.

El libro «He aquí la izquierda», del camarada Rafael Chaljub Mejía, aborda con amplitud y propiedad esa experiencia.

La izquierda de aquellos años se armó sólo de valor y heroísmo. En general, los de ahora habríamos hecho lo mismo en las mismas circunstancias.

Por tanto, más que criticar aquellas experiencias, toca inclinarnos reverentes ante tanta gloria, y aprender. Aprender para actuar mejor.

V.- El libro ha desatado una sarta de opiniones contra la izquierda, y el MPD en específico.

No se si ese era uno de los propósitos del autor. No conozco su línea de pensamiento político. No necesariamente su militancia, si la tuviere; sino su pensamiento, que seguro si lo tiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *