Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- Vestido de sacerdote, un agente de la Policía Nacional (PN), mató a un hombre de un disparo en la cabeza durante el secuestro de un niño y su madre, en un hecho registrado en el sector La Cruz, en el municipio Cotuí, provincia Sánchez Ramírez.

Asimismo, señalan que Santo Lora Báez entró a la casa de José Antonio Reyes Ulloa (El Gordo) disfrazado de sacerdote, aprovechando que el hombre había pedido hablar con un cura.

 

Según detalles ofrecidos, Reyes Ulloa disparó contra un joven de 17 años, que lo había acusado de matar a Eriberto Santana Evangelista (Cacón), en una zona montañosa del sector Las Colinas de este municipio.

 

Después, el hombre se atrincheró en esa casa, secuestrando a una adolescente y un niño, a quienes les apuntaba con una pistola calibre 9 milímetros.

Durante varias horas un fiscal sólo identificado como Rolando intentó convencer al hombre para que se entregara y dejara en libertad a la adolescente y el niño. Tras la petición Reyes Ulloa entró el agente disfrazado de sacerdote, y tras varios minutos de conversación le disparó.

 

“El hombre no quería ceder,  tenía el niño y la señora apuntado con una pistola y hubo que actuar”, expresó Santo Lora Báez a la salida de la casa, luego de quitarle la vida.

 

Finalmente, por este hecho la PN informó que ordenó una “exhaustiva investigación” del suceso en la que fue designada una comisión tanto de la Inspectoría General como de la Dirección Central de Asuntos Internos de la institución, a los fines de aclarar las circunstancias que dieron origen ala muerte de Reyes Ulloa.

https://youtu.be/_1uSxMc2ul4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *