Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- Su nombre real es Fernando de los Santos, y siempre se le conoció como La Soga, se desempeñó como teniente de la Policía Nacional por más de 20 años, se hizo famoso en santiago por las alegadas ejecuciones de supuestos delincuentes, mientras integraba el departamento de robos de la PN en la provincia de Santiago, logrando notoriedad, temor y hasta respeto por parte de los delincuentes, estando de puesto en Mao, La Soga fue arrestado y mientras fue trasladado a Santiago supuestamente escapó, según un video suministrado a la redacción del Periódico Hechos News por una fuente.

Luego del acontecimiento hizo llegar a la Policía su arma de reglamento, y otras pertenencias asignadas y después de ahí nadie supo de él, se alegaba entonces que se había retirado de la Policía, alcanzó la fama de efectivo, silencioso y certero en la persecución de la delincuencia en la ciudad, especialmente en los barrios de Santiago.

Además, que en un momento fue el hombre más buscado por las autoridades en todo el territorio nacional, su nombre figuraba en una supuesta lista de los más buscados, aunque la propia soga llego a decir que hasta el jefe de la Policía sabía donde encontrarlo y los policías comían en su casa, donde también jugaban gallos, por lo que dijo que a él nadie lo buscaba.

En la Policía habría encabezado un grupo de agentes denominado como «El escuadrón de La Soga», que supuestamente se dedicaba a la persecución de personas que se entendían como delincuentes o prófugos de la justicia; Si un delincuente escuchaba que La Soga lo buscaba, inmediatamente se ponía a raya, según indican los testimonios.

La PN comenzó su alegada persecución en 2011, en la gestión de José Armando Polanco Gómez, quien en reiteradas ocasiones le pidió públicamente que se entregara, y que además, prometió a la sociedad su captura, sin haber tenido resultados positivos.

Asimismo, a La Soga se le acusó de haber cobrado 250 mil pesos por dar muerte a Elvis Sevastián Valerio Espinal y Luis Roberto Torres Ortega, supuestamente por encargo de Johan Silverio Ureña y Bonel de Jesús Lanfranco Castro álias Bonely, por el hecho guardó prisión preventiva en la cárcel especial de Manoguallabo en Santo Domingo.

Este recién concluido mes de Mayo, debía acudir a los tribunales para presentarse a la audiencia de fondo sobre el caso y la misma fue pospuesta por la pandemia del Covid-19.

Tras su asesinado, se produce una extinción de la acción penal, según el licenciado Francisco Fernández Castro, abogado de La Soga, su defendido era el único que asistía a las audiencia, pues las familias de los acusados habían desistido, por lo que indicó que se trataba de de una artimaña de la PN.

Existe confusión de su real estatus, ya que algunos dicen que estaba retirado de las filas policiales, pero otros alegan que nunca dejó de ser policía.

Amante de los gallos, se codeaba con políticos, funcionarios, capos y colegas policías de alto rango, sus últimos días de vida permaneció en su vivienda, en una traba que había construido y realizando jugadas de gallos con amigos y con vecinos, señalaron.

Finalmente, aunque la muerte sorprendió a muchos, aseguran que este se confió, y lamentablemente, «el que a hierro mata, a hierro muere».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *