Comparte esta noticia con tus contactos

Microsoft ha dado una recomendación contundente y decidida: dejar de usar contraseñas tradicionales para iniciar sesión en Windows 10 y 11. Este cambio, que forma parte de una tendencia global hacia la mejora de la seguridad cibernética, apuesta por tecnologías más modernas y seguras como el reconocimiento facial y las huellas dactilares a través de Windows Hello.

Durante décadas, las contraseñas han sido la principal barrera entre los usuarios y los piratas informáticos. Sin embargo, con el tiempo, han demostrado ser cada vez menos eficaces ante las sofisticadas técnicas de hacking. Por eso, la necesidad de apostar por soluciones más confiables.

La fragilidad de las contraseñas

Windows Hello es un sistema de autenticación biométrica extremadamente avanzado que utiliza reconocimiento facial, huellas dactilares y códigos PIN. Según Microsoft, este método no solo es más seguro, sino también más conveniente y rápido.

La compañía ha publicado recientemente varias guías detalladas y prácticas sobre cómo los usuarios pueden gestionar sus claves de acceso en Windows 11 y cómo eliminar las contraseñas guardadas utilizando una cuenta de Microsoft (MSA).

La seguridad es la principal ventaja de esta transición. Con el reconocimiento facial o las huellas dactilares, se añade una capa adicional y tangible de seguridad que las contraseñas tradicionales no pueden ofrecer.

Esto significa que incluso si un ciberdelincuente logra burlar la contraseña, aún necesitará pasar el obstáculo físico de la autenticación biométrica para acceder a la información privada del usuario.

Además, este tipo de autenticación es mucho más difícil de vulnerar. Mientras que las contraseñas pueden ser descifradas mediante ataques de fuerza bruta o phishing, la biometría requiere la presencia física del usuario. Esto reduce drásticamente la posibilidad de acceso no autorizado.

Cómo usar estos métodos en Windows 10 y 11

Microsoft ha facilitado enormemente la transición a esta nueva forma de autenticación. La compañía ha publicado una guía práctica y accesible para que los usuarios puedan adoptar esta tecnología sin mayores complicaciones.

Para activar esta función en tu dispositivo Windows, solo necesitas seguir estos sencillos pasos:

Abre la aplicación de Configuración en tu dispositivo Windows.

Selecciona Cuentas > Opciones de inicio de sesión.

En la sección de Configuración adicional, activa la opción que dice Para mejorar la seguridad, solo permite el inicio de sesión de Windows Hello para cuentas de Microsoft en este dispositivo.

En el caso de Windows 10, esta opción se encuentra bajo el nombre Requerir el inicio de sesión de Windows Hello para cuentas de Microsoft.

Una vez que hayas activado esta configuración, la experiencia de inicio de sesión cambiará notablemente. La próxima vez que inicies sesión en tu dispositivo, ya no tendrás la opción de usar una contraseña. En su lugar, utilizarás gestos de rostro, huella digital o un PIN de Windows Hello.

Este cambio no solo mejora la seguridad, sino que también hace que el proceso de inicio de sesión sea mucho más rápido y eficiente.

 

 

Comentarios desactivados en Windows Hello: el más seguro y conveniente sistema de autenticación para cuentas de Microsoft