Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Ellis Pérez. -Desde la creación de la humanidad han existido hombres y mujeres cuyos talentos y aportes a la sociedad los proyecta como potenciales inmortales que no debían morir, sin embargo, han muerto y también tú ahora Johnny, que acabas de hacerlo.

Han muerto figuras como Leonardo Da Vinci, Albert Einstein, William Shakespeare, Miguel de Cervantes, Miguel Ángel, Mozart. Mujeres como; Juana de Arco, Madame Curie, Cleopatra, y la Madre Teresa. De Jesucristo se dice que resucitó, pero volvió a irse inmediatamente.  Murieron nuestros Padres de la Patria; Duarte, Sánchez, Mella y Luperón, así como Bolívar y Martí. Todos ellos son inmortales, como en lo que tú acabas de convertirte.

Johnny, la fiesta típica dominicana arranca con la Agarradera.  Ninguna vecina dominicana te olvidará porque recordará al Cuabero.  Solo de tu boca y expresión aceptamos que salga la frase “Oye que rico mami”.   Tus movimientos de cabeceo de piernas trepidantes no han podido ser imitados, ni logrados  por nadie más.  Como pasar por alto tu grito estentóreo de ¡Si! en medio de la melodía, imprimiendo tú marca.

Ya sabemos, que comienzas a juntarte con otros inolvidables artistas dominicanos: Eduardo Brito, Nicolás Casimiro, Lope Balaguer, Rafael Colón, Guarionex Aquino, Casandra Damirón, Chapuseaus y Damirón, Luisito y Anthony, Víctor Víctor , Johnny Pacheco, y otros que habitan de aquel lado.

Tu figura, se irguió sobre todo racismo y nadie llegó a referirse a ti con ninguna de las connotaciones negativas que el discrimen generalmente implica. Hoy, como resultado de las noticias parece que te fuiste, pero realmente seguirás con nosotros, tu familia, amigos y admiradores por el resto de la historia, lo que de hecho te hace un inmortal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *