Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.– Tras una ausencia de dos temporadas, Hanser Alberto ha regresado con los Gigantes del Cibao, con quienes ha demostrado, nuevamente, la gran calidad de su bate en el campeonato de béisbol invernal dominicano.

 

En ese orden, Alberto, capitán de la franquicia de San Francisco de Macorís (noreste), no accionaba en el torneo dominicano desde su edición 2018 y con su reincorporación en la actual contienda, los Gigantes han recuperado una valiosa arma ofensiva, en su objetivo de conquistar la corona de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom). Su bate fue factor determinante la noche del viernes para el triunfo de los Gigantes, viniendo de atrás, sobre los Toros del Este.

 

Asimismo, el jugador del cuadro interior, quien fue campeón de bateo en el torneo de 2015 con promedio de .364, ha accionado en los 13 partidos que han disputado los Gigantes en la campaña, constituyéndose en una amenaza para el pitcheo de sus rivales, situándose como el segundo mejor bateador de la liga, al acumular un promedio de .367.

 

En una alineación de poder, en la que figuran jugadores como Juan Francisco, Carlos Peguero, Moisés Sierra y Kelvin Gutiérrez, Alberto le proporciona al dirigente colombiano Luis ‘Pipe’ Urueta, un jugador con conocimiento de la zona de strike y que se embasa con gran frecuencia, como lo evidencia su porcentaje de .469, lo que le permite a sus compañeros encontrarlo en circulación cuando llegan al plato.

 

Las posibilidades de anotar carreras para los Gigantes, se incrementan al contar con Alberto, quien lidera el torneo en imparables, con un total de 18, en 49 visitas a la caja de bateo y en dobles con cinco, lo que ha sido fundamental para colocarse en el segundo lugar en el encasillado de carreras anotadas con 11.

 

Alberto ha pegado de hit en 10 de 13 partidos y en seis de ellos ha coleccionado dos o más imparables, mientras ha llegado a las bases en 11 de esos encuentros, muestra de la gran cantidad de oportunidades que le ha brindado a su equipo de anotar carreras.

 

El polifacético jugador parece no tener fisuras cuando de tomar un turno al bate se trata, ya que tiene el mayor número de apariciones en el plato, con 49 y apenas se ha ponchado en cuatro oportunidades, logrando una excelente frecuencia de un ponche por cada 12.2 turnos oficiales.

 

El jugador, quien en la actualidad es agente libre en el béisbol de las Grandes Ligas, continúa demostrando porqué es el capitán del conjunto de San Francisco de Macorís, ya que es un “Gigante” del bateo, en la pelota invernal dominicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *