Comparte esta noticia con tus contactos

KENIA.- La administradora de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, anunció un programa de más de 255 millones de dólares para mejorar la seguridad alimentaria de las mujeres y niñas del norte de Kenia, zona golpeada por la peor sequía en 40 años.

 

“Hemos estado hablando (con el Gobierno keniano) sobre esta sequía histórica, porque sabemos que el norte de Kenia y parte del este de África se encuentra en estos momentos en el epicentro de una crisis global de alimentos”, indicó Power en una rueda de prensa celebrada en Nairobi.

 

Además de la ausencia de lluvias, Power destacó que la subida del precio de los alimentos está empeorando aún más la seguridad alimentaria de muchas personas en Kenia.

 

“Las acciones de (el presidente de Rusia Vladímir) Putin también tienen consecuencias dolorosas para las personas de Kenia y de otros países de todo el mundo”, lamentó en referencia al impacto de la guerra de Ucrania.

 

El dinero estadounidense, explicó, se usará para repartir alimentos de emergencia y en inversiones para mejorar la productividad de los agricultores de las zonas afectadas por la sequía.

 

Por su parte, la ministra de Género y Servicios Públicos de Kenia, Margaret Kobia, consideró que, a pesar de los esfuerzos del gobierno keniano en las áreas más afectadas por esta sequía, “todavía existía una brecha económica” para responder a esta situación.

 

Por eso Kobia agradeció al Gobierno de Estados Unidos, así como al resto de la comunidad internacional, su colaboración con Kenia.

 

Para la ministra, la sequía actual y la subida de los precios de los alimentos “es un golpe socioeconómico” que ha llegado al país en un momento en el que Kenia “aún estaba intentando recuperarse de los efectos de la pandemia de coronavirus”.

 

Según la titular de Género y Servicios Públicos, en la actualidad existen alrededor de 940,000 niños malnutridos en el norte de Kenia, donde la sequía es más intensa, un número que no ha parado de aumentar durante los últimos meses.

 

Power expresó el interés de Washington de mantenerse como un socio de Kenia, que celebrará elecciones el próximo 9 de agosto, y elogió al presidente del país, Uhuru Kenyatta, por “su liderazgo” durante los últimos años.

 

Kenia, además de ser la sexta potencia económica de África, es identificada a menudo por la comunidad internacional como una potencia estabilizadora de la convulsa región del Cuerno de África y un socio leal de muchos países del Occidente, incluido Estados Unidos, que tiene personal militar en su territorio.

 

Según alertó hoy la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo (IGAD), más de 50 millones de personas no podrán comer lo suficiente para mantenerse sanos (inseguridad alimentaria aguda) en 2022 en países como Yibuti, Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán del sur, Sudán y Uganda.

 

La peor situación podría desarrollarse en Somalia, indicó este bloque económico regional, donde al menos ocho áreas del país “están en riesgo de hambruna” la peor situación de inseguridad alimentaria posible.

 

Este martes, el Comité Internacional de Rescate (IRC) advirtió de que más de tres millones de personas pueden morir de hambre en los próximos meses en el este de África si no llega “financiación internacional urgente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.