Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Juan TH

Que conste, no tengo nada personal en contra de los expresidentes Leonel Fernández y Danilo Medina. Absolutamente nada. Ninguno de los dos me quitó una mujer amada o algo que fuera de mi propiedad. No me despojaron de nada que no sea el presente y el futuro de mis hijos y nietos.

Me duele hasta la indignación, la impotencia y la rabia que ambos pudieron conducir este país hacia el desarrollo aplicando políticas públicas en beneficio de todos los dominicanos y dominicanas, me “saca la piedra” que ambos se confabularan para encabezar los gobiernos más corruptos de la historia.

Me lacera el alma verlos pasearse por todo el territorio nacional pretendiendo volver al poder para concluir su hazaña depredadora llevándonos a todos a la ruina total y despojarnos del poco de orgullo que aún nos queda por ser hijos de Duarte, Sánchez y Mella, los creadores de la Patria por la que ofrendaron sus patrimonios y hasta sus vidas a cambio de nada.

Me pregunto con dolor, ¿por qué el Ministerio Público “independiente” que ha enlodado los nombres de tantas personas, familias y empresas, que se presumen inocentes hasta tanto un juez, en un juicio, los condene, ha filtrado en determinados medios de comunicación, documentos de investigaciones que se suponen secretas, condenándolos mediáticamente, no han sometido a la justicia al expresidente Danilo Medina a pesar de los indicios que lo vinculan con todos los actos de corrupción denunciados por los propios fiscales que lo involucran directamente junto a sus hermanos y hermanas, sus jefes de seguridad y demás funcionarios, muchos de los cuales aún no han sido imputados?.

¿Por qué Danilo no? ¿Puede el Ministerio Público responder esa pregunta? Es el propio Ministerio Público -no yo- quien afirma que Danilo era el padrino de Jean Alan Rodríguez. Es el Ministerio Público -no yo- quien asegura que Danilo ordenó, mediante un “papelito manuscrito” que le entregaran a su niño minado diez mil quinientos millones de pesos sin ningún requerimiento, sin ningún requisito, violando todos los reglamentos institucionales, como si los sacara de sus bolsillos.

Por ese simple hecho debió ser llamado para que ofreciera explicaciones del “por qué”. En el caso unificado de Coral y Coral G5 el nombre de Danilo aparece 17 veces, en el expediente Medusa de más de 12 mil páginas el nombre del ex presidente aparece 26 veces, según el Ministerio Público. ¡Y ni así lo han llamado ni para tomarse una tacita de café! ¿Por qué? ¿Quién o quiénes lo protegen? La Constitución no prohíbe imputar a un expresidente.

Es el Ministerio Público -no yo- el que dice que “a pesar de la Procuraduría General de la República no tener planificación ni estructura para realizar un proyecto de tal magnitud

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.