Comparte esta noticia con tus contactos

El brote de cólera en Haití sigue propagándose a gran velocidad y la violencia de las bandas armadas continúa aumentando en el país, de acuerdo con las Naciones Unidas, que está tratando de recabar fondos internacionales para buscar soluciones a la población.

La organizadora humanitaria de la ONU en Haití, Ulrika Richardson, reveló en una rueda de prensa telemática que de unas 152 sospechas de casos de cólera a principios de octubre se ha pasado a casi 9,000, con la enfermedad ya presente en ocho de las diez provincias del país.

Según manifestó, la importante ahora mismo es montar lo más rápidamente posible una respuesta robusta ante este brote para anticiparse al avance de la enfermedad.

Haití prorrogó hasta 2019 para superar completamente el gran brote de cólera que inicio en 2010 -por un vertido de heces de un campamento de cascos azules de la ONU- y que causó la muerte de casi 10,000 personas.

Preguntada por la comparación con aquel brote, Richardson destacó que ahora Haití cuenta con experiencia en la respuesta a la enfermedad, pero aseguró que el contexto en el país es ahora más complejo.

Según explicó, la situación de seguridad sigue deteriorándose, con importantes zonas de Puerto Príncipe bajo el control de bandas armadas y con el número de asesinatos en aumento, lo que ha llevado a miles de personas a huir de sus hogares.

En octubre, se dio cuenta de al menos 195 homicidios intencionados, 102 secuestros y 264 eventos de disturbios civiles, en su mayoría graves, señaló la responsable de la ONU.

En el apartado positivo, Richardson destacó el reciente desbloqueo de la principal terminal de combustibles del puerto de la capital, que bandas armadas habían dejado sin acceso provocando graves carencias de gasolina.

Según apuntó, aunque esa situación ha mejorado sobre todo en Puerto Príncipe, pero el acceso al combustible sigue siendo muy limitado en otras zonas del país.

El bloqueo de esa terminal llevó a una crisis humanitaria sin precedentes, dado que la falta de carburante obligó al cierre de algunos hospitales, en medio del brote de cólera.

Asimismo, imposibilitó la reapertura de las escuelas, llevó a decenas de personas al paro al estar cerradas instituciones y empresas y ralentizó hasta casi paralizar las actividades. Además, la falta de combustible hizo que se disparara el costo de los productos de primera necesidad, cuyos precios se han duplicado e incluso triplicado, al igual que los del transporte público.

Por los menos hay combustibles de nuevo

Después de meses de escasez, el combustible volvió a las gasolineras de Haití para alivio de los conductores, aunque a precios más altos.

Como anunció en septiembre pasado el primer ministro haitiano, Ariel Henry, lo que provocó masivas y violentas protestas antigubernamentales, ahora el galón de gasolina cuesta 570 gourdes (4.13 dólares), 670 el de gasóleo (4.85 dólares) y 665 gourdes parafina (4.82 dólares).

Comentarios desactivados en El cólera se propaga rápidamente en Haití y la violencia continúa incrementando cada día