Comparte esta noticia con tus contactos

 

Santo Domingo. -El gobernador del Banco Central de la República Dominicana (BCRD), Héctor Valdez Albizu, fue designado por cuarta vez presidente del Consejo Monetario Centroamericano (CMCA).

Fue seleccionado mediante la 296 Reunión Ordinaria de esa entidad regional, encuentro en el que también fue electo secretario ejecutivo del CMCA, Odalis Marte, primer dominicano en conquistar esa posición.

Valdez Albizu fue parte también en la IX Reunión conjunta del CMCA y el Consejo Centroamericano de Superintendentes de Bancos, de Seguros y de otras Establecimientos Financieras (CCSBSO).

Ambas reuniones se llevaron a cabo en modalidad híbrida, los días 24 y 25 de noviembre, en la ciudad de San José, Costa Rica, con la participación de los presidentes y gobernadores de los bancos centrales de la región, así como oficiales y funcionarios gubernamentales, que evaluaron el desempeño y las perspectivas económicas de los países de Centroamérica y de la República Dominicana, entre otros aspectos.

La 296 Reunión del CMCA inició con las palabras de bienvenida del presidente del Banco Central de Nicaragua y presidente saliente del CMCA, Ovidio Reyes Ramírez, por las de Róger Madrigal, presidente del Banco Central de Costa Rica, y las de Domingo González, secretario ejecutivo saliente del CMCA.

En la introducción, Ovidio Reyes aprovechó para dar unas palabras de despedida de su posición como presidente del CMCA, agradeció el apoyo recibido de la Secretaría Ejecutiva del CMCA y de los países miembros del CMCA. En ese sentido, de acuerdo con el orden de sucesión de la presidencia del CMCA, corresponde al gobernador del Banco Central de la República Dominicana ejercer el cargo para el período 2023-2024.

Durante el encuentro se otorgó la oportunidad a cada banco central de exponer el contexto macroeconómico vigente y sus perspectivas para el 2023. Al respecto, tomaron en cuenta la evolución del producto interno bruto, la inflación, las condiciones financieras nacionales e internacionales, la situación fiscal y el actual entorno internacional complejo.

De manera particular, las autoridades hicieron énfasis en las presiones inflacionarias externas derivadas del incremento de los precios internacionales del petróleo y otras materias primas, las perturbaciones en las cadenas globales de suministros, la incertidumbre asociada al conflicto entre Rusia y Ucrania, los efectos persistentes de la pandemia, especialmente en China, y el endurecimiento en las condiciones financieras internacionales, así como el posible impacto de una recesión derivada del aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Todos los países mostraron mejoras en sus tasas de crecimiento, en las entradas de divisas, se destaca el comportamiento de las remesas; no obstante, algunos han tenido más dificultades que otros en enfrentar la inflación.

Los que ocurre

La dinámica de crecimiento continúa en la región centroamericana y República Dominicana en 2022, influenciada por una combinación de factores.

Esos factores incluyen el aumento del crédito al sector privado (empresas y hogares), mayor inversión pública, la recuperación de flujos externos procedentes de las exportaciones, remesas, inversión extranjera directa y turismo, entre otros.

A esa conclusión llegaron los bancos centrales de Centroamérica y República Dominicana en la evaluación de los resultados económicos preliminares de 2022 y perspectivas 2023.

Se hizo énfasis en tema presiones inflacionarias

Las autoridades observaron que debido a la situación internacional el crecimiento económico tendería a moderarse el próximo año. Participaron las autoridades de los bancos centrales de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana y evaluaron el desempeño de las economías de esos países durante el presente año y las perspectivas de la economía regional y de cada país en el corto plazo.

En ese sentido, tomaron en cuenta la evolución del producto interno bruto, la inflación, las condiciones financieras nacionales e internacionales, la situación fiscal y el entorno internacional relevante.

Las autoridades hicieron énfasis en el encuentro en las presiones inflacionarias externas derivadas del incremento de precios del petróleo a nivel internacional y otras materias primas, las perturbaciones en las cadenas globales de suministros, mayor incertidumbre asociada al conflicto entre Rusia y Ucrania, los efectos persistentes de la pandemia, sobre todo en China, el endurecimiento en las condiciones financieras internacionales y el posible impacto recesivo como resultado de los incrementos en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *